lunes, 18 de julio de 2011

La encrucijada de la izquierda mexicana

Ese término, tan retrotraído sin sustancia real, es hoy sujeto a un escrutinio personal (en cada una de las conciencias progresistas), familiar en aquellos hogares en los que las posiciones tras la última elección federal, se separaron en dos y hasta en tres partes; social pues dado el caso, parece seguir existiendo un margen muy amplio de mexicanos que consideran que la sociedad mexicana hubiera sido otra bajo circunstancias diferentes.

No me propongo reconsiderar el hubiera, pues como decía mi apa, ese es la escusa de los tarugos para justificarse.


La izquierda es en esencia progresista, es visionaria, es poco calculadora (explosiva) y todo ello conjugado la hace revolucionaria, revolucionaria en términos reales.


La izquierda no nace en México en un momento determinado de la historia, no es una estructura partidista y no pertenece a un grupo de personas que ostenten esas estructuras partidistas.


Incluso, durante el priato, muchos de sus miembros eran de izquierda (en el mejor sentido de la palabra) y casi puedo reconocer personajes afiliados, militantes y fervientes panistas que fueron de izquierda.

También en los partidos de “izquierda” hay graves casos de reaccionarios y hasta doctrinarios de derecha.

Así, la izquierda no es una estructura partidaria, es una estructura de pensamiento, una filosofía de vida, una forma de ser y comportarse ante situaciones y hechos, un mundo con valores y códigos propios y generalmente trascendentes.


Ahora, ante una coyuntura electoral, se vuelve a hablar de la división de la “izquierda”, como si esto fuera un pecado o resultado de la catástrofe, se define como inevitable, cuando la izquierda por su condición no es estable, no es inmutable, es decir, cambia según las circunstancias.

Aun recuerdo aquella plática entre Arnoldo Martínez y Diego Torres en la que el primero señalaba la necesidad de hacer campaña aunque fuera presencial, para mostrar la existencia de una vos diferente (en el proceso electoral de 1976) y la respuesta en el sentido de que la estructura partidista no daba para eso, que era un gasto inútil.

No tengo duda que hoy en México, la izquierda tiene sentido amplio, un sentido personal en una parte importante de la sociedad, aunque no estoy seguro de que la estructura partidista (o las estructuras partidistas) sean capaces de acompañar un proyecto nacional.


De antemano, desde hace muchos años, las estructuras partidistas, han dejado de representar a la izquierda, a las mujeres y hombres que ven en el futuro de México, un país de igualdad, un país de progreso, un país de leyes.

Ya hace unos días señale el profundo rasgo salinista en el surgimiento del PT y soy un convencido de que el PRD está alejado de las verdaderas causas nacionales, se ha convertido en una estructura corporativa (tan parecida a la que tanto criticaban)


Las estructuras partidistas hoy marcadas como de izquierda en nuestro país, no son más que un membrete chupador de recursos y organizadores de pequeños grupos sociales para mantener un estatus de sus dirigentes.


No se si la población (esa a que tanto hacen referencia) conozcan o identifiquen a los “luchadores por su bienestar”, sin embargo reconozco que López Obrador alejado de una política partidista y sobre todo consiente del rechazo que generan los políticos partidistas de las izquierdas, representa para una parte de esa población, una esperanza.

Es en eso y sólo en eso que las dirigencias de las “fuerzas políticas nacionales” y algunas estructuras de organizaciones políticas, han depositado su esperanza de mantener una presencia (y los recursos que de ella derivan)


La construcción de un movimiento independiente, social y de masas, es sólo una estrategia que de entrada carece de posibilidad, pues en México, la corrupción no es privativa de estructuras partidistas o de políticos, esa ha permeado las conciencias individuales y se ha enquistado en la sociedad.


Muchos de los “dirigentes” de esa estructura paralela, están ahí en espera de recibir una tajada del poder que genere una eventual victoria.

Muchos otros lo hacen en función del poder local que están logrando y de un estatus mejor a partir de él.


miércoles, 6 de julio de 2011

Elba Esther Gordillo Morales


Se le conoce con los alias de La Muñeca Fea, La Princesa y La esposa de Chuky

Nació en: Comitán, Chis. el 6 de febrero de 1945

Padre: Daniel Gordillo Pinto

Agente de tránsito en el DF., fallecido cuando ella apenas tenía 3 años.

                 Madre: Estela Morales Ochoa, profesora de educación primaria, fallecida en junio de 2009 a los 90 años de edad.

Durante un viaje a la ciudad de México, su madre conoció a un hombre bohemio y pobre que luego la alcanzaría en Comitán para proponerle matrimonio al que se opuso su padre (el abuelo de Elba Esther=. Por lo que se trasladaron a la ciudad de México, donde nacieron ambas hijas.

Hermana: Marta Leticia Gordillo Morales.

Esposo: Arturo Montelongo Martínez, Fallecido en 1964.

A quien conoce como su profesor de ciencias sociales en tercero de secundaria (1959) que muere trágicamente tras el nacimiento de su única hija (Maricruz Montelongo Gordillo) tras un padecimiento corto de riñones, pese a que Elba Esther dona uno para tratar de prolongarle la vida.

Segundo esposo: Francisco Arriola Urbina

A quien conoce a principios de 1970 apenas cuando su carrera sindical comenzaba a despuntar con cargos de importancia menor en la sección 21 del SNTE (Valle de México), Francisco Arriola Urbina. Es profesor y contador de profesión y laboraba de manera intermitente para el SNTE.

El matrimonio fue en 1971 y de él nace a Mónica Tzasna, en una modesta clínica privada de Cd. Netzahualcóyotl.

Hija: Maricruz Montelongo Gordillo;
Hija: Mónica Tzasna Arriola Gordillo;

En algunos de los círculos más cercanos a Elba Esther se comenta que este matrimonio sólo sirvió para dar cobijo a Mónica, que en realidad fue un arreglo o contrato comercial. 

Elba Esther fue creada por su abuelo materno Rubén Morales Trujillo, que era un terrateniente local (Comitán y hasta la frontera con Guatemala) importante, productor y distribuidor de alcohol, que lejos de apoyarlas económicamente durante su infancia abusó física y mentalmente de ellas, aunque les heredó carácter y férrea formación.

Además en 1973 le heredó 300 centenarios, que según ella son la base de su patrimonio actual pues en su transacción original fueron casi 5 millones de pesos.

Del señor Morales Trujillo, se dice que además de los lícitos negocios, bajo el aguacate sembraba marihuana y traficaba con armas hacia Guatemala y otros países. A mediados del siglo XIX.

Este dato de 1973 parece confirmar la vida anterior de la profesora-

Irma Serrano resulta ser su tía política, pues es hermana de la esposa de un hermano de su padre, incluso en alguna entrevista ofrecida a ”Mujeres Mexicanas”, reconoce la admiración que sentía por esa mujer que cada determinado tiempo se aparecía por Comitán con un porte de gran señora y peinaba y arreglaba algunas de las niñas del pueblo (en pueblo pequeño todos son parientes).

Estudios:

Aunque inicia su trabajo como asesora de comunidades indígenas, por la influencia de su madre se hace Profesora Normalista a través del Instituto Nacional de Capacitación del Magisterio y es asignada como profesora rural en Larrainzar, Chiapas (1960).

En las localidades de este municipio se le recuerda como luchona y combativa, además de que apoyó a las mujeres indígenas en gestiones municipales y estatales.

Actividades profesionales:

Inició su carrera profesional en Larrainzar, Chiapas, en una escuela rural indígena, sin tener conocimiento de la lengua tsotsil, en que debía impartir sus clases.

Tras tres años pasó a ocupar una plaza en San Cristóbal de las Casas y después recorrió otras localidades chiapanecas.

Tras su matrimonio que tan sólo duró dos años, pues su esposo, como ya se dijo falleció en 1964, regresó a laborar en el estado de México, específicamente en Netzahualcóyotl.

Además de su actividad como profesora, acompletaba el ingreso familiar siendo recepcionista de un Club nocturno de la misma demarcación municipal, en la que viernes y sábado concluida actividades hasta la mañana siguiente.

El movimiento sindical que se originó en 1956 al interior del SNTE denominado Vanguardia Revolucionaria, que en el ámbito nacional comandó Carlos Jongitud Barrios, se fortalece en los últimos años de la década de los 60, Elba Esther Gordillo, se convirtió en coordinadora delegacional para Netzahualcoyotl (1964). Su formación de corte maoísta (aunque poco culta) en las comunidades Chiapanecas, la hacen visible en manifestaciones y mítines.

Desde entonces Elba Esther, se proclamó como luchadora y activista de izquierda y participó en el movimiento magisterial de 1968, en 1970 en que Jongitud asume la cartera de Trabajo y Conflictos del CEN del SNTE, pide que la lleven a su presencia, así se convierte en una de las preferidas del profesor Jongitud, que era 20 años mayor que ella, los unía en principio ser hijos de maestras rurales abnegadas y su pasión por las cosas buenas.

Fue Jomgitud quien le mostró como el ISSSTE podía ser usado como caja personal (pues él fue director de esa Dependencia gubernamental en la administración de Luis Echeverría)

Tras esos eventos y al renovar la Dirigencia Nacional del SNTE, fue electa Delegada en la sección XV del Valle de México (1970) y comenzó a disfrutar de las mieles del poder, apenas un año después es nombrada Secretaria de Trabajo y Conflictos en la Delegación 36 del SNTE y su matrimonio parecían llevarla a la cumbre,

Sin embargo, su permanente obsesión por el trabajo, la hace descuidar la casa y tras su divorcio, regresa como Delegada del SNTE en Ciudad Nezahualcóyotl, en donde permanece hasta 1975.

Desde esa posición y con el apoyo de Manuel Bartlett Díaz, para quien realizó trabajo sucio al interior del SNTE, especialmente con grupos radicales de Vanguardia Revolucionaria, hace de las primeras propiedades (modestas) en diversas unidades habitacionales construidas por FOVISTE, se le conocen cuando menos dos: uno en la Unidad Santiago, un conjunto habitacional del Fovissste (Iztacalco) en donde vivió incluso hasta finales de los 70 y otra en Fuentes Brotantes (Tlalpan) que ocupaba una de sus hijas hasta mediados de los 80.

Cuando Jongitud estuvo en la cúspide de su carrera, la apoyó primero para ser Secretaria General de la Sección XXXVI del SNTE (1977-1980) desde esa plataforma forjó las estructuras para una candidatura a Diputada Federal que logra en la LI Legislatura, por el XXVI Distrito Electoral, con sede en Ciudad Netzahualcóyotl, Estado de México.

Desde ahí sabedora de la importancia de relacionarse con personas importantes, inicia una relación con Manuel Camacho Solís entonces la cabeza del proyecto de país y en esa época colaborador primero de Fernando Solana y Miguel Limón en SEP.

Por cierto el paralelismo entre estos personajes es asombroso.

Su intención era aparecer nuevamente en las listas de Diputados Federales de 1985 y en acuerdo con Camacho Solís (ya para entonces operador político del grupo de Carlos Salinas de Gortari) logra ser colocada en listas plurinominales. Con lo que es Diputada Federal por segunda ocasión en la LIII Legislatura del Congreso de la Unión y el 1 de septiembre de 1987 le corresponde responder el V Informe de Gobierno de Miguel de la Madrid, posicionándose como parte de las estructuras de poder que serían considerados en el gobierno de Salinas.

Ese cargo le costó convertirse en operadora política de Salinas por lo que su carrera al interior del organismo sindical siguió en ascenso a la Secretaria de Trabajo y Conflictos de Educación Primaria (1980-83) y después Secretaria de Finanzas del Comité Ejecutivo Nacional (1983-86)

De manera paralela fue nombrada Subsecretaria Técnica de la Secretaría de Organización del CEN del PRI por parte de Carlos Salinas y colocó en la agenda de ese partido temas como la obligatoriedad de preescolar y becas para secundaria, en los que no tuvo éxito (1984-85) pasó después a ocupar la Secretaria de Organización del CEN del PRI (1986-87) con el apoyo de Camacho.

En el SNTE se convirtió en Presidenta de la Comisión de Vigilancia y durante ese período aliada con Manuel Camacho Solís (entonces Secretario General del CEN del PRI) operó en ese sentido, sin lugar a dudas fue parte del grupo de operadores que al interior del PRI se encargó de convencer a Lugo Verduzco de que Salinas era la mejor opción para el PRI en 1988 y después de la llegada de Jorge de la Vega Domínguez, de estructurar los cuadros operativos para concretar esa candidatura incluso, tras el discurso de respuesta a De la Madrid en 1987, de manera convencida señaló “viene Salinas como nuestro candidato

Al interior del PRI de entonces se tenía claridad en que tanto María de los Ángeles Moreno, como Elba Esther controlaban las estructuras de organización del partido y que bajo cualquier circunstancia Salinas sería ungido.

Ya en la administración salinista y siendo Camacho Regente del DF en 1988 fue nombrada Delegado del DDF en Gustavo A. Madero, cargo que le permitió establecer contacto con organizaciones vecinales y grupos de poder local, siempre siguiendo la línea de Camacho, para la construcción de su candidatura presidencia.

En esa posición, por encargo de Bartlett “convenció” a Dolores Padierna y René Bejarano de estructurar un movimiento formal al interior del SNTE, siendo su operador político Carlos Salomón Cámara entonces su secretario particular y a quien impulsó primero ala Delegación de Coyoacán y después a la Dirección General de la Lotería Nacional.

Es decir ella desde la Delegación Gustavo A. Madero, forjó la semilla de la CNTE a través de las figuras de Bejarano y Padierna.

Para las elecciones locales de 1989 en Chihuahua, fue designada Delegada General del PRI para el proceso intermedio de ese año, en el estado de Chihuahua e integrante del Consejo Consultivo del CEN del partido, logrando que el PRI mantuviera gran parte de los municipios y el Congreso local.

En 1989, tras el retiro obligado de Jongitud, se postuló para la Secretaría General de ese importante órgano sindical, con todo el apoyo de la estructura oficial y lograra esa posición, estando bien tanto con Bartlett como con Camacho, entonces don fuertes candidatos a la presidencia en 1994, se consideraba una bisagra (también en sentido estricto) para la sucesión presidencial de ese año.

El acuerdo con Camacho fue mantener el SNTE como una estructura nacional y lograr a través de ella una estructura operativa para los procesos electorales de 1991 y (especialmente) 1994.  Ya se sabe que fue Camacho quien "redactó" los estatutos del SNTE para llevar a Elba Esther a la cúspide y propiciar una estructura nacional con "escisiones" como la CNTE en diferentes partes del país, un juego de poderes nacionales y locales muy perverso.

Además impulsó las aspiraciones políticas de Esteban Moctezuma, pues siendo ella líder del SNTE, lo apoyó para ser Subsecretario de Coordinación Educativa (quizá el cargo más importante en esa Dependencia Federal).

Es, como dije antes un animal político, además de que juega sus cartas o mueve sus piezas (según el tema de que se hable) de manera magistral, como puede observarse en las anteriores circunstancias.

En mayo de 1992. Elba Esther Gordillo y Carlos Salinas de Gortari suscriben el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB), área de responsabilidad de Moctezuma y medalla que le fue debidamente acreditada.

Además de las responsabilidades de Gordillo en del SNTE, en octubre de 1994 (ya tras la muerte de Colosio) fue nombrada Coordinadora de la Subcomisión Nacional para la Reforma del PRI, En los círculos políticos se le llegó a considerar como Secretaría de Gobernación de Zedillo.

Sin embargo, la relación nunca pudo recomponerse a pesar de la intervención repetida de Esteban Moctezuma Barragán desde la Secretaría de Educación.   Sin embargo, Gordillo Morales siempre ha sido un animal político (en el más estricto sentido de la palabra) y sabe cumplir sus compromisos, así Salomón Cámara, fue colocado en la Lotería Nacional en 1994 (por Ernesto Zedillo) y desde ahí se le encargó garantizar que la oposición se mantuviera bajo estándares de responsabilidad (niveles bajos de discurso) a cambio de “premios” de la institución (sería importante que alguna autoridad revise cuantas veces Carlos Castillo y Felipe Calderón obtuvieron premios de LN en su gestión como Presidente y Secretario General del PAN.

Tras un lapso respetable de control y con la aprobación de Zedillo para la LVII Legislatura de la Cámara de Senadores, 1997-2000. Se convierte en Senadora de la República en la modalidad de plurinominal.

En 1999.el Senado de la República impone la Medalla Belizario Domínguez a Carlos Fuentes y ella se convierte en la oradora oficial.

El zedillato fue para Elba Esther una etapa difícil y poco fructífera, pues desde la cúpula de poder, se instruyó de manera directa, para cortarle los apoyos, pese a ello, fue promovida por Humberto Roque (incondicional zedillista) para ocupar la dirigencia de la CNOP y ante el amague de un posible veto de Fidel Velázquez a su nombramiento, el senador Juan S. Millán intercedió sus buenos oficios.

Desde entonces declaró abiertamente su interés en llegar a la Presidencia Nacional del CEN del PRI, con la intención de reestructurar desde sus raíces ese instituto político.

Por ahí corre la versión de que en 1992 tras ser nombrado Ernesto Zedillo Secretario de Educación, Elba pidió a Camacho que lo “aflojara” y que este realizó una llamada al nuevo secretario para ofrecerle su apoyo especialmente en relación con el SNTE en el DF. A lo que Zedillo contestó “cuando me nombró el presidente como secretario, me encargó toda la secretaría, así que te pido Manuel que te mantengas al margen

Estatutariamente no podía aspirar a un tercer periodo como Secretaria General del SNTE y en 1998 es degradada a Presidenta del Comité Nacional de Acción Política del SNTE, desde donde sigue al frente de todo lo que pasa en el seno de la organización sindical.

Incluso era ella la que acordaba con Miguel Limón Rojas, cuando este era Secretario de Educación.
En octubre de 1998, volvió a manifestar de manera pública su interés en llegar a la Presidencia del CEN del PRI.

Dice desdeñar el cooperativismo y para mostrarlo, en 1989 decidió retirar la membrecía del CEN del SNTE del PRI. Dice haber tenido encuentros y desencuentros con los titulares de la SEP, sin embargo, se sabe de una muy estrecha relación de amistad que ha mantenidos desde 1989 con Manuel Bartlett y desde 1992 con Esteban Moctezuma Barragán.

Luego de dejar la Secretaría General del SNTE, a la que llegó como interina en 1989, organizó y participó en las conferencias de Los compromisos de la Nación, en este proyecto tuvo acercamientos con los principales líderes de opinión y oposición real como Vicente Fox, Manuel Camacho y Porfirio Muñoz Ledo.

Desde entonces estrechó su relación con Vicente Fox, Jorge G. Castañeda y Manuel Camacho, al grado de mantener reuniones regulares con ellos (juntos y al mismo tiempo) en San Miguel Allende, desde enero de 1998 y hasta la fecha.

Gordillo Morales percibe un salario como maestra de grupo y directora de primaria; y en agosto de 1998 solicitó ampliar su nombramiento como comisionada del SNTE, tal como lo hizo desde 1971 cuando fue nombrada secretaria de Finanzas de la sección 36.

Mantiene una estrecha relación de amistad con José López Mayren (Presidente del Congreso del Trabajo desde abril de 1998), con su apoyo en octubre de 1998, instaló a Francisco de Paula León Olea[1], como Secretario General del CDE de la CNOP en Hermosillo.

Otro de sus desplantes se dio cuando en diciembre de 1998, siendo Secretaria General de la CNOP, declaró a Juan Ramón de la Fuente Ramírez como destacado priísta honorario, por su vocación de servicio. Ahí se pensó en la posibilidad de reconciliación con el PRI y una candidatura de este personaje hacia 2000.

En marzo de 2002. Asume la Secretaría General del PRI, en fórmula acordada con Roberto Madrazo, ella apretaría las estructuras del PRI a favor de una alianza en las candidaturas de 2003 sin embargo, en agosto de 2002, los priistas (de corte madracista) la acusan de apoyar las políticas del presidente Vicente Fox y piden su salida del CEN.

Como estrategia de Madrazo la incluye en las listas para diputados federales y así obtiene la tercera diputación en la LIX Legislatura; se convierte en Coordinadora del PRI. Con una gestión de cúpulas y contraria a la intención de Madrazo de convertirse en candidato presidencial, ya en franco enfrentamiento, 92 legisladores federales, de 112, la remoción de Gordillo como coordinadora de la diputación federal priista (noviembre 2003) y en 2004 deja de manera definitiva la diputación, no sin antes manifestar de manera pública que el SNTE no apoyaría a Madrazo en una eventual candidatura a la Presidencia de la República por el PRI.

Opera en consecuencia generando las estructuras de una nueva estructura política nacional Partido Nueva Alianza (PANAL), con lo que redimensiona las fracturas internas del PRI y crea un poder paralelo entre SNTE y PANAL, por lo que en el tercer trimestre de 2005 se hace insostenible su posición en el CEN del PRI.

Como ya se dijo, entre sus más cercanos colaboradores se encuentra Carlos Salomón Cámara, que ha sido impulsado por Gordillo Morales desde que participó en la administración del Departamento del Distrito Federal y ahora es propietario de una agencia de comunicación, al servicio de Elba Esther, para beneficiar a sus protegidos y denostar a sus contrincantes.

Si te interesa Elba Esther esto es importante:

¿Qué hacer con Elba Esrther?
¡Muere el rey! … ¡ viva el rey!
Elba Esther Gordillo Morales una luz que se desvan...

Si te interesa el tema educativo te recomiendo:

Instituto Nacional para la Evaluación de la Educac...
¿Una iniciativa por la educación?








[1] Es importante recordar que De Paula León Olea, fue el inversionista principal de WTC-México y que según él, Guillermo Ortiz (entonces Subsecretario de Hacienda encargado del proceso de descentralización), lo obligó a vender su participación accionaria al Grupo Gutsa a un precio irrisorio.

lunes, 4 de julio de 2011

Luchar contra ese pasado autoritario

Mi abuelo, Julio Ruiz (militante activo y fiel creyente del PCM y del comunismo) se enfrentó en 1940 a Gonzalo N. Santos y en 1943 se enfrentó a su candidatura al gobierno local, todavía en la década de los 60, un viejo al lado de don Salvador Nava, se plantó en Tequis para protestar por el fraude electoral.

Don Julio como se le conoció allá era un simple telegrafista de FFCC y así, falleció después de la matanza estudiantil de 1968, entonces él consideraba que “ora si, mijo ya despertó México, a ustedes les toca hacer el cambio

Para entonces mi padre, otro ferrocarrilero (aunque de puño blanco) había participado en el movimiento Ferrocarrilero de mediados de los 50 y como premio (castigo del gobierno) lo ascendieron para mandarlo a un pueblo de Oaxaca por el resto de su vida.

Ahí, lo acompañé de manera repetida a visitar comunidades mixes y zapotecas del istmo de Tehuantepec. Siempre recto, siempre dispuesto a ayudar, siempre aprendiendo, mi padre forjó ciudadanía en esos lugares, ocupaba sus fines de semana para escuchar y proponer, para organizar y formular demandas.

Aprendí que reclamando se podía alcanzar lo deseado, pero que no siempre bastaba con reclamar, había que luchar y defender.

Mi padre, aprendió toda su vida, leía cualquier cantidad de información a su alcance y luchó contra el sistema toda su vida, se enfrentó al sistema desde una trinchera muy personal, hasta que en 1998 dejó de luchar y que bueno, pues el “cambio” solo fue para empeorar.

En lo personal, tras concluir la secundaria visité las comunidades mayas en la selva profunda, relegadas histórica y culturalmente, aferradas a su estructura ancestral y muy poco dispuestas al cambio.

Ahí, entre ellos, verdaderos luchadores diarios por la vida se tiene un panorama diferente de la realidad mexicana, se aprende que hay dos realidades, la de nuestros “administradores” gubernamentales que ven un país, un estado, una municipio y una comunidad tan, pero tan diferente a la que enfrentamos sus pobladores y la de los hombres y mujeres de este país que vivimos y sufrimos esa realidad.

A mi regreso al DF ya preparatoriano inquieto y dispuesto a seguir el consejo de Don Julio de hacer el cambio, el Estado (ese que sirve para defendernos) me detuvo (ilegalmente) durante tres meses y me soltó sin explicación alguna, lo que me llevó primero a la sierra de Morelos y después a la de Guerrero, siempre buscando la justicia para mi gente, para que México fuera un mejor lugar para vivir, para que las oportunidades que pregonan nuestros administradores llegaran a todos y una parte importante de la población tuviese acceso a justicia, salud, educación y servicios básicos, es pocas palabras a una vida digna.


Como dice el corrido de Catarino Maravillas, terminó la revolución y yo concluí estudios universitarios, me coloque en la administración y desde ahí abrí espacios (educativos) para esas comunidades que tanto admiraba (hasta ahora lo sigo haciendo) aunque ya lejos de la administración pública.

Tras casi 80 años de lucha hoy escucho “hay que luchar contra ese pasado autoritario” lo escucho de un militante de la vieja izquierda, que como yo está convencido de la necesidad impostergable de lograrlo. En el otro extremo escucho “este proceso es consecuencia de la pobreza e ignorancia de la gente” se lo escucho decir a un político con una carrera de más de 40 años, que ha representado los intereses de de un partido nacional mayoritario y ha tenido la posibilidad de cambiar esa situación.

Tras 80 años de lucha, de tres generaciones sólo me pregunto ¿Cuál es el camino?