lunes, 19 de junio de 2017

Rudos contra rudos o finteros y bloferos contra estrategas

Dicen los que saben que un jugador medio de ajedrez adelanta tres o cuatro jugadas del oponente con dos o tres variantes en ellas, que un buen jugador debe prever entre siete y diez jugadas de su contendiente y realizar cuando menos tres variantes al respecto, eso es la estrategia del juego del ajedrez; en el boxeo la estrategia, ocasionalmente consiste en fintar, en mostrarse carente de recursos y sorprender al contrincante; en el póker hay una habilidad denominada blof para hacerse aparecer como muy seguro y desanimar a los otros participantes.

Pues esas y otras capacidades, habilidades, destrezas o “competencias” (como dice el nuevo modelo educativo) debe tener un estratega político, el sistemático ataque a López Obrador por parte de los “líderes” de las fuerzas políticas “mayoritarias” es la “estrategia” del sistema político corrupto al posicionamiento logrado por Morena y su líder en tres años de operación política; es la única posibilidad que han encontrado, así de limitadas son sus “competencias” estratégicas o como diría mi compadre Don Chato: “son incompetentes políticos

Los gritos del cabecilla de la banda tricolor el bandolero mayor Enrique Ochoa (que por cierto ya está a punto de dejar ese cargo que le dio su amigo peñejo), señalándolo como corrupto (por las corruptelas de Ponce, Bejarano y otros), cuando en su haber tiene una estela de corrupción propia además sin el mínimo nivel de autocrítica pues debían avisarle que Bejarano, Ponce y otros enfrentaron cargos por sus conductas mientras que cientos de correligionarios están siendo protegidos por él.

El estruendoso desgatiñamiento, del imberbe Ricardo Anaya en el sentido de “detener” el populismo autoritario (como si no supiera del desperdicio de Vicente Fox) o la andanada de improperios que lanza sin ton ni son, señalando, indicando, mostrando, puntuando, “revelando” la pus de enfrente pero ignorando la propia.

En el corral de los chuchos las voces (mesuradas) de Zambrano y compañía en el sentido de no aceptar un mesías, de voltear a ver otros liderazgos, de (incluso) pensar en alguien de la sociedad civil antes que pensar en López Obrador (olvidándose que ellos fueron quienes lo apoyaron en las dos ocasiones anteriores) ignorando que gracias a ese mesías, al liderazgo de él, el PRD se posicionó.

El buen chente, tan solícito siempre, tan metiche y bocón como siempre, sale a decir que él personalmente se hará cargo, pero como al señor Fox ya no le podemos creer nada (es más nunca fue digno de crédito) pues sólo podríamos pensar que decidió matarlo, ahora hay que ver exactamente como piensa hacerlo.

Todos ellos escupen al cielo, no por gusto sino por su limitada capacidad, por su incompetencia real, por su imposibilidad de ir más allá, en fin, por la falta de estrategia; ellos ni se adelantan a las jugadas de su oponente, ni saben hacer fintas y no tienen con qué blofear.

La confrontación que despliegan, sólo genera malestar en la sociedad, de hecho y sin ser limitativos, la campaña del edoMex nos enseña que el nivel de ataque es inversamente proporcional a la capacidad de sumar el PRIMazo (pese a los recursos públicos y cooptación del voto) y la corruptina (gracias a la inmensa desorganización de las estructuras partidarias) y sus ataques a los otros candidatos, no lograron los resultados que esperaban, es más, estuvieron muy por debajo de ellos.

Ellos en su nivel de incompetencia, están haciendo exactamente lo que espera López Obrador que hagan.

SALUD

Te recomiendo:





martes, 13 de junio de 2017

Pacto

“La historia es una ciencia tan recta como la matemática y en donde la humanidad debe leer claramente su destino escrito de preferencia con los errores de su pasado”
Francisco Bulnes

Cuando se mira la historia como un evento o una serie de eventos o de aconteceres cotidianos y se olvida la interrelación, concatenación e integración de los acontecimientos se cae en la banalidad del anecdotario; sistematizarla, interpretarla e incluso transponerla nos permite evitar los errores del pasado.

No puedo más que recordar aquel año de 1987 en que se “congregó” una gran alianza opositora al PRI, para llevar a Cuauhtémoc Cárdenas al poder (cuando Cárdenas era el heredero del creador del PRI y había militado toda sui vida en ese partido político) es decir una gran alianza para sacar al PRI y meter al otro PRI a la presidencia de la república.

Tampoco puedo dejar de acordarme de los bruscos “cambios” de partido de innumerables personajes para ser nominados por las fuerzas políticas “opositoras” ya sea a presidencias municipales, gubernaturas y hasta a las cámaras legislativas, incluso el caso de “diostinguidos” (así) miembros de partidos políticos nacionales que “aparecen” en el primero o los primeros lugares de las listas plurinominales de otros partidos políticos.

Para desgracia de la política nacional pues la vía electoral desde 1987 ha mostrado que sólo sirve a los intereses de los grupos políticos y de las élites económica reales y fácticas.  No ha servido más que para hacer un país más desigual y una población mucho más consiente de tomar su destino en sus manos.

Hoy las fuerzas políticas nacionales están llenas de chapulines que han pasado por el PRI o por otras fuerzas políticas e incluso de oportunistas que simplemente están ahí sólo mientras sangran al erario o reciben prebendas.

Ahora que escucho aquel discurso de una gran alianza en la que primero se tenga programa y después al hombre que lo llevará a cabo, como me acuerdo de Don Jesús, que en 1975 dijo lo mismo y luego fue “superado” por las verdaderas estructuras del poder.

En la tan cacareada "alianza", unión o connivencia del PAN y el PRD, me imagino las hordas de políticos que al interior de los partidos políticos defienden sus intereses y los intereses de grupos de sus secuaces o cómplices intentando “posicionar” a un personaje “afín” para el perfil del programa definido, me imagino a el borrachín caldeRon tratando de colocar en ese programa lo que sabe hacer Margarita (es decir intentando suponer que podría hacer la señora para colocarlo en el programa)

No puedo menos que suponer como podrán “acordar” temas como los niveles impositivos o la gradación de los subsidios; o, un poco más filosóficos como el “modelo” educativo o la salud pública universal; ya ni que decir respecto a aspectos fundamentales como el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo o la equidad de género.

Aun dejando de lado esas cosas y sólo buscando y acordando un programa (como aquellos de finales del siglo pasado del PRI) en el que todo quepa, en el que cualquiera pueda acomodar lo que él (o ella, por lo de equidad de género) entienda al respecto y que por ende, puede realizar cualquiera pues pa qué acordar un programa.

Como dije antes en vamos a supongar, que acuerdan un programa (aunque parece ser que el programa es sólo evitar que Andrés Manuel López Obrador sea presidente) y que tras ese programa que cualquiera puede poner en práctica, entonces el agarrón será sólo por decidir quién será el candidato y como ya lo vimos en 2000 no cederán sus cotos de poder y a menos que el personaje sea un JuanRa o un “independiente” o un Meade (que al final es sacar al PRI para meter al PRI) no veo personajes, no veo ni mujeres ni hombres capaces de hacer un verdadero cambio en el rumbo nacional, es más sigo viendo primero intereses personales y después grupos políticos que se apropian de esos intereses.

El miedo que todos ellos tienen a perder el poder los hace ser entre idiotas y superhéroes, pero no los presenta como verdaderos políticos sino como bandoleros.

SALUD

Te recomiendo: