lunes, 26 de marzo de 2018

Generosidad de Meade con nuestros recursos


Antes de este post, debes ver:



En enero de 2008 fue nombrado Subsecretario de Ingresos de la SHCP, con la encomienda de “subsanar” las irregularidades que se presentaron en la asignación de contratos a grandes empresas, en la entrega de esos contratos, además de simulaciones y contubernios, se descubrió una muy compleja red de “lavado de dinero”, que consistía en la simulación de cotizaciones y facturas de la empresa “aprobadas” por PEMEX y “aceptadas” por Citigroup, mecanismo mediante el cual se ingresaban a la economía formal unos 50 millones de dólares mensualmente haciéndolos aparecer como producto lícito, en realidad Oceanografía S.A. de C.V.; DEMAR Instaladora y Constructora, S.A. de C.V.; DIAVAZ, S.A. de C.V y otras, no estaba cometiendo fraude contra Banamex o Citigroup, era un mecanismo bien orquestado para “descontar” promesas de pago inexistentes e inyectar recursos ilícitos a la economía formal; que son parte de los mecanismos que desde finales de los 90 José Antonio Meade había “conocido” y (cuando menos ignorado).

Como en los viejos tiempos quien ocasiona el colapso, tiene que hacerse responsable de evitar que desborde.

Además aprovechó para “negociar” el programa de Condonación (aprobado para la Ley de Ingresos 2007) con sus “socios” financieros; así sin facultad alguna para ser aplicado en 2008, autorizó que cuatro bancos y dos aseguradoras recibieran una condonación de impuestos por más de 4,500 millones de pesos (http://www.asf.gob.mx/Trans/Informes/IR2008i/Tomos/T3V2.pdf#page=31&zoom=100,0,150); entre otras “instituciones” financieras que resultaron beneficiadas por esa transacción, Banamex (Citigroup) con más de 2 mil millones de pesos; Bancomer (BBVB) con más de mil 500 millones de pesos y Mifel con más de 300 millones de pesos.

Dado que la Ley de Ingresos 2008 no contemplaba el esquema de condonación y créditos fiscales y dada su capacidad de “negociación” en las cámaras legislativas se le encargó la negociación (convencimiento, acercamiento, compra, extorción y hasta franca amenaza) para lograr la Reforma Hacendaria de 2009, cuyo único objetivo era obtener más recursos tributarios no petroleros, por lo que se establecieron medidas tales como gravar depósitos bancarios en efectivo, reclasificación del IEPS, introducción del IETU, restricción a las deducciones de los contribuyentes; en fin una barrera entre grandes y pequeños contribuyentes, una “reforma” para joder a los más jodidos y facilitar evasión y elusión a las grandes empresas, pero especialmente una reforma que reintegraba recursos a grandes contribuyentes que presentaran estados consolidados y hubieran contratado nuevo personal.

Pero lo más importante logrado en esta “reforma” fue retraer las actividades económicas informales y favorecer mayor bancarización para garantizar al Sistema Bancario Nacional mayores posibilidades de liquidez y ampliación de los márgenes de las tasas pasiva y activa.

Para el Presupuesto de Ingresos de 2010, el señor Meade logró que se aprobara un aumento de la tasa del ISR a 30 %, un aumento del IVA generalizado a 16 % y a 11 % en ciudades fronterizas y un aumento a 3 % del IDE, cobrándose ahora a partir de los depósitos en efectivo mayores de 15 mil pesos.

Además los déficits presupuestales federales tuvieron los récords y la deuda pública pasó de 35 a 85 mil millones de dólares en tan sólo dos años, sólo en enero de 2009 se contrataron más de 30 mil millones de dólares, como parte de un financiamiento del sector público federal.

En fin, un desastre sus “reformas fiscales” pues generaron mayores niveles de informalidad y resguardo de recursos en actividades no productivas; niveles crecientes de evasión fiscal e incremento de reclamo de los grandes contribuyentes (que tenían la “facilidad” de consolidar sus estados financieros) de reintegro de impuestos.

Lejos de incrementar la recaudación fiscal, está bajó de 8.8 a 8.4% del PIB, generando un déficit presupuestal de más de 2% en 2010.

Por otra parte, el gasto autorizado para “promoción” en 2008 se incrementó en la unidad responsable en más de 100 mil veces de lo autorizado por la Cámara de Diputados, una chulada nunca vista y nunca observada por autoridad presupuestal o legal alguna.

Esta historia de lavado e IMPUNIDAD continuará.

Otras entradas relacionadas:


lunes, 5 de marzo de 2018

Financiera Rural para ser lavador profesional


Antes de este post, debes ver:



Meade, en compañía de Jaime González Aguadé (que había sido Director General de Administración y Control de Programas del IPAB), estructuró y presentó a través de Agustín Carstens una propuesta a Francisco Gil Díaz y este a Vicente Fox, para que BANRURAL dejara de ser un banco estatal para transformarse en un banco de productores asociados.

La propuesta conllevaba convertir en deuda pública los “quebrantos” de banqueros, aprovechando que el IPAB podía absorberlos, en pocas palabras, bajo este “esquema” otros 40 mil millones de pesos (37,950 millones para ser exactos se agregaron a la deuda pública nacional), como parte del IPAB (sin control y sin verificación) y el señor José Antonio Meade fue nombrado Director General de la Financiera Rural (que sustituyó a Banrural en 2003).

A partir de ese momento, como parte de sus “nuevas actividades oficiales” estableció una serie de acuerdos con las estructuras corporativas priistas y panista locales (estatales, oficiales y no oficiales) y conoció parte de las estructuras de financiamiento de las estructuras gubernamentales, entonces “descubrió” un verdadero campo de oportunidades para su “capacidad” de convertir dinero malo en bueno.

Bajo la premisa de “lograr un perfil financiero sano que atenderá las necesidades de los campesinos” estableció una “muy eficiente” cadena de intermediarios financieros, que recibían dinero de fuentes dudosas y lo colocaban a “competitivas” tasas de interés entre los productores rurales (con el apalancamiento) de la misma institución (al diablo con sus instituciones), por cierto esa cadena de financiamiento recuperó más del 97% del total de préstamos (nosotros pagamos 40 centavos de cada peso de deuda, Banrural tenía una morosidad de 48% y el sistema bancario del 5%) y logró lavar a través de este mecanismo unos 15 mil millones de dólares (en 2003), producto de actividades ilegales asociadas y no asociadas con el campo mexicano, integró recursos mediante el esquema de “microfinancieras” que por cierto en 2004 colocaron más de la mitad del crédito al sector y hacia 2005 tenían ya el 56% del mercado crediticio rural.

Además, a través del Sistema Bancario Nacional se inyectan 800 mil millones de pesos anualmente al financiamiento de actividades productivas (2003-2004), según cálculos 75 mil millones de pesos fueron crédito comercial y productivo al sector rural y de ellos unos 12 mil millones de pesos provenían de actividades francamente ilegales.

Es decir durante poco más de cuatro años que estuvo al frente de la Financiera Rural, las “instituciones” financieras lograron colocar unos 200 mil millones de pesos sólo a través de estos “mecanismos

Como otro dato absolutamente comprobado, puedo indicar que Santiago Creel Miranda recibió en 2006 (para la campaña por la presidencia de la República, que por cierto no logró la postulación del PAN pese al apoyo de Fox), fuertes “apoyos” de parte de los “beneficiarios” del IPAB, pero el dato no es vinculativo con las actividades de lavado de recursos sucios (no necesariamente de actividades vinculadas al narcotráfico) realizadas por Meade.

Concluyó en 2006, año en el que fue designado Coordinador de Asesores del Secretario de Hacienda y Crédito Público Agustín (casualmente), que por cierto tras dos años de su “entrega” a México y sus servicios como lavador lo nombró como Subsecretario de Ingresos.

Entre sus principales encomiendas como coordinador de asesores estuvo una muy intensa campaña de cabildeo con la Cámara de Diputados y a través de Santiago Creel Miranda (que era el coordinador de la fracción y Presidente del Senado para el Segundo año legislativo y un obscuro personaje llamado Emilio Flores Domínguez (que era secretario de la Comisión de Hacienda y Crédito Público en la Cámara de Diputados) logró agendar temas de interés de Carstens en la LX legislativa, distribuyó recursos, prebendas y beneficios personales a diputados “influyentes” de las fracciones partidistas, para que las iniciativas fueran “bien tratadas” me dicen que Carlos Navarrete (entonces Coordinador de la Fracción del PRD en la Cámara de Senadores y “muy influyente” en el grupo de Izquierda Democrática) recibió además de dinero, promesas de impunidad en algunos “negocitos” realizados.

Sólo como anotación marginal, el señor Emilio Flores Domínguez renunció al PAN en 2013, para ser postulado por MC como candidato a la Presidencia municipal Chihuahua y en 2015 fue acusado de una “venta” fraudulenta de la Quinta Touché, negocio realizado con el entonces presidente municipal Javier Garfio Pacheco a un “considerable” sobreprecio.

Esta historia de avado e IMPUNIDAD continuará.

Otras entradas relacionadas: