domingo, 29 de octubre de 2017

Al diablo con sus instituciones



Santiago Nieto Cordero (por cierto primo en sexto nivel del destinatario de la carta) le dice al Presidente del Senado (una de las “instituciones” que le llenan la bocota a los politiquillos que tenemos) “no existen las condiciones para que el suscrito, aun obteniendo la votación de la mayoría de los senadores presentes, desarrolle las funciones para las que fui designado” que traducido dice: son ustedes tan poca cosa que hasta un pequeño, muy pequeño subprocurador se puede pasar por el arco del triunfo sus decisiones.

Las decisiones de las “instituciones” de la república son simplemente ignoradas y el señor Fiscal, le dice después al “presidente” del senado “en casos como el que nos ocupa, no son importantes las personas, si no las instituciones” como diciéndole: es usted y la “institución” que preside tan poca cosa que cualquier pendejete encargado de una “institución” de la república decide por arriba de ella.

El escrito redactado con toda pulcritud y con gran precisión jurídica “NO CLAUDICO A MI OBJETIVO”, sólo retiro mi objeción al procedimiento planteado y pese a lo que los diarios, los comunicadores y los estúpidos lectores y comentadores de noticias en el sentido de que ya el señor Nieto (como dije antes primo en sexto grado de Ernesto Corderopresidente” del Senado), deja muy claramente establecida su capacidad para ir a las otras “instituciones” que este país se han dado para lograr su objetivo.

Pues sí, México, los mexicanos, pese a los pendejetes Senadores, Diputados, miembros del poder judicial nacional y otros administradorcetes, nos hemos generado un entramado institucional capaz de hacer su trabajo (tarde pero bien)

Quizá la pior (así) muestra de ello sea la muy tardía resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (otra muy “importante institución” que el 5 de septiembre de 2006 dijo con toda claridad “el Presidente Fox y otros actores intervinieron de manera ilegal en el proceso electoral” (aunque muy poquito) y pues el TRIBUnal (así) “decidió” convenientemente declarar válida esa elección pese a la diferencia en la ridícula diferencia en el número de votos.

Esa resolución del tribunal superior respecto de la intervención de Vicente Fox en el proceso electoral de 2006, representa una violación a las “instituciones” de la República, pero de ella ya hablamos en otra ocasión.

Jurídicamente, la remoción de un Fiscal, por parte de un Subprocurador “encargado de la PGR” es absolutamente ilegal, tanto el Senado como los senadores de la República lo saben, no hay elementos para que una “decisión administrativa” pase por encima de la del Senado, pero simplemente les vale madre.

El señor Nieto concluye su sexto punto “tampoco es pertinente continuar con un proceso que polariza a la sociedad, y lesiona a las instituciones. Es necesario actuar con una visión de Estado, con estatura de miras y con imparcialidad” que en realidad dice al “presidente de la institución” deje usted su pequeña pendejez para ver por México.

Así, con un escrito de menos de dos páginas, de unas 40 líneas, el señor Nieto le dice al señor Cordero y a través de él a TODO el SENADO “al diablo con sus instituciones” pero de una manera muy diplomática.

Con ese escrito el señor Nieto nos dice a todos los mexicanos que hay maneras (como en 2006) para lograr lo que los mexicanos merecemos, con ese escrito el señor Nieto nos indica que no aun hay una esperanza para la democracia.

Yo lo único que quiero es repetir, sin la diplomacia de Santiago Nieto Cordero es: “AL DIABLO CON SUS INSTITUCIONES” y así con la legalidad de nuestra parte habremos de ganar.

SALUD

Te recomiendo:





martes, 10 de octubre de 2017

Los “líderes” ya decidieron

Bueno, en realidad algunos “líderes” decidieron participar en una encuesta de Consulta Mitofsky, pues aunque la nota indica que fue realizada ente 892 “líderes”, en la metodología queda claro que sólo 206 “lideres” respondieron, eso sí Pitágoras no estaba equivocado representa menos de una cuarta parte de los “lideres” consultados, lo que indica (puede indicar o quizá indique) que más de las tres cuartas partes de las personas a las que se les pidió participar, decidieron no hacerlo, ya sea por no considerarse líderes, ya sea por no contar con tiempo, o simplemente por no estar interesados en ese asunto (no ser verdaderos líderes)

La primera impresión de esta selección es que no se escogió adecuadamente a los “lideres”, pues quienes lo son (por la causa que sea) están dispuestos a participar.

Ahora vayamos a los resultados y pues empecemos por lo que “piensan” esos “líderes” respecto del principal reto de México, sin que eso signifique gran capacidad de análisis 17 de cada 30 (o para ser exactos 117 de lo los 206), dicen que la Corrupción. Con lo que contradicen al más grande de los líderes del país (no me refiero al peñajo) que cree (así de creer) que las tres ies son el principal problema.

Tampoco es de sorprender que más de la cuarta parte de los “líderes” consideren a la Inseguridad como el segundo gran problema de nuestro país, pero si es preocupante que de esos 206 distinguidos miembros de la sociedad mexicana, apenas el 13% esté preocupado por temas como la pobreza o el crecimiento económico nacional.

Pues cualquier mexicano (o la gran mayoría de los mexicanos) sabemos que, sin Crecimiento Económico, no hay desarrollo social y que sólo con desarrollo social se puede lograr abatir la Pobreza y mejorar el Ingreso Salarial.

Aunque la relación entre el Crecimiento Económico y la Inseguridad no ha sido adecuadamente correlacionada, es un hecho que el México del Desarrollo Estabilizador era menos violento e Inseguro (y quizá menos Corrupto) que el México de nuestros días.

Sin embargo, respecto de lo que esos “líderes” consideran como “valioso” en implementación gubernamental, la tercera parte considera que la Política de Crecimiento Económico implementada desde el gobierno ha sido de las mejores, pues pobre país en el que el crecimiento de 1.7% promedio anual desde hace tres décadas es la segunda mejor política implementada desde el gobierno y pobres “líderes” que lo creen.

Pero resulta más sorprendente que más de la mitad de esos mismos “líderes” consideren que la mejor política implementada desde el gobierno sea la de Generación de Empleos, pues en un país con tanta desigualdad social, económica, cultural, de oportunidades, de satisfactores y hasta de educación, salud, vivienda; sus “líderes” debieran considerar que la Generación de Pobreza y la Generación de Inseguridad es producto directo de la incapacidad gubernamental para regular la distribución de la masa salarial disponible (que es parte de la Generación de Empleos)

Lo que sí me queda claro es que el Apoyo al Campo ha sido olvidado por la estructura gubernamental y que ello ha pasado desde hace cuando menos las mismas tres décadas en que hemos crecido a un promedio anual de 1.7%.

Pero pues la “consulta” a estos distinguidos mexicanos era para conocer quien consideraban el mejor para gobernar México a partir de diciembre de 2018 y pues, sorpresa:

De los 206 que respondieron 31 dijeron que ninguno (supongo de los enlistados) o no respondieron y 39 dijeron que el muy “eficiente” servidor del sistema (que no del régimen) José Antonio Meade, pues muy respetable la opinión de esos 39 “líderes mexicanos

Pero dado que los “líderes” opinaron y su “valiosa” opinión debe ser tomada en cuenta, pues habrá que acabar con la Corrupción y con la Inseguridad y después ver qué hacemos con el Crecimiento Económico, aunque hay que avisarles a esos “líderes” que ese personaje que cree (así de creer) que es la “persona más capaz para enfrentar los retos y dirigir a nuestro país” ha estado tratando (y cobrando por hacerlo) de hacerlo durante más de 15 años y no ha obtenido resultados al respecto.

También dado que los “líderes” entienden que la Corrupción es el principal reto de México pues debemos entender que algo saben, aunque sean tan poquitos.

Pero esos poquitos si saben que el campo está abandonado aunque no sepan que el Crecimiento Económico es la base del desarrollo social.

SALUD

Te recomiendo








lunes, 2 de octubre de 2017

Por que NO se olvida el 2 de octubre

Yo era un niño, estaba en la Ciudad de México, por circunstancias de la vida, estaba en el edificio Benito Juárez de Tlatelolco (en el primer piso, con vista hacia el Chihuahua y no se veía nada o no vi nada pues no estaba interesado en ello)

Mis recuerdos son de una gran cantidad de bulla en la calle (la plaza está a unos 150 metros) de mucho tránsito vehicular (yo me crie en un pueblo en donde el mayor bullicio lo generaba el ferrocarril)

Recuerdo a lo lejos las hélices de uno o dos helicópteros y ahora que lo pienso con calma, quizá el movimiento de tanques o tanquetas sobre lo que ahora es Eje Central (entonces San Juan de Letrán) era octubre, no existía el cambio de horario estaba oscureciendo (en torno de las 6 de la tarde)

Se escucharon algunos balazos y gritos (quizá unos instantes de calma) y después gente corriendo y gritando, me recuerdo mucho el grito de una joven de algo así como “corre toño, corre más fuerte”; también otro más tarde de “aquí nos sentamos mientras viene mi papá por nosotros” quizá bajo le entrada del edificio.

Mi padre me agarró de la cabeza (como tratando de protegerme) y me agachó tras una puerta metálica de una pequeña zotehuela y salimos cuado parecía haberse calmado todo, entonces como a las 8 de la noche, mi papá decidió echar la ropa que estaba a la mano y salimos a la calle de Lerdo, en donde alcanzamos a ver ya movilización de unidades de emergencia y mucha gente caminando (unos hacia la plaza y otros hacia donde fuera)

Abordamos una taxi y nos dirigimos a la estación Buenavista (a unas cuadras de ahí) tomamos el primer tren que salió y unas horas después bajamos en Cuernavaca.  ESO ES mi recuerdo del 2 de octubre de 1968.

Pero eso no fue lo que pasó, ese evento narrado como un recuerdo de infancia es en realidad uno de los más obscuros momentos de la historia de México, es el parte aguas entre el momento más álgido de un estado opresor (autocrático y lineal), represor (carente de capacidad de intercomunicación) y profundamente antidemocrático y el nacimiento de una sociedad reclamante, el despertar del mexicano.

Un par de años después, en San Luis Potosí escuché decir al Dr Nava que: “esa masacre pintaba al régimen de cuerpo entero” y a mi abuelo decirme: “ora si, mijo ya despertó México, a ustedes les toca hacer el cambio

El evento en el que se reconocen tres docenas de muertos pero se sabe que fueron muchos más, marca el rumbo de la historia moderna de México y si ahí empieza el cambio, este aún no ha llegado, pues el régimen aunque vestido de oveja, sigue siendo igual de autoritario, igual de represor e igual de antidemocrático.

Perdió capacidad de operación pero su talante sigue ahí, no se han movido un ápice y quizá a pesar de todo, sólo muestra la cara agradable para reprimir de manera silenciosa cualquier manifestación contraria a él, de hecho ahora ocupa a sus aliados para convencer e ideologizar ahora la represión igual de brutal se asume de manera velada y penetra a tu casa a través de los brazos que sus aliados han puesto a “disposición de la cultura nacional

Recuerdo aquel documento escrito por todos los mexicanos, en la pluma de Elena Poniatowska, ese Testimonio de historia oral (como ella le llamó) en que se deja clara la voluntad de México, de su pueblo y de su cultura por que las cosas fueran diferentes.  Una voluntad que hemos forjado durante 49 años y que parecía cristalizarse en 2000 pero que un burro disfrazado de “estadista” echó al bote de la basura.

Es a partir de esos recuerdos, que Tlatelolco no se olvida, no por lo el número de jóvenes muertos a años de una brigada antiterrorista (así denominada por el gobierno de entonces), ni siquiera por la nefasta presencia de esos cuerpos represores de manera continuada hasta los años 90.

2 de octubre de 1968 no se olvida, por que representa el momento en que un pueblo cambió la visión de su historia futura y es el más recurrente momento de unidad nacional, para evitar que ese tipo de situaciones vuelva a repetirse.

Tlatelolco, 2 de octibre a 49 años de distancia deja de ser un recuerdo para convertirse en una bandera.


SALUD