sábado, 27 de junio de 2015

La reforma educativa, ahora con amenazas

Hay dos maneras de engañarse. La primera consiste en creer lo que no es verdad; la segunda consiste en negarse a creer lo que es verdad
Soren Kierkegaard
Mientras Emilio Chuayffet, en Zacatecas al inaugurar la XXXVII Reunión Nacional Plenaria Ordinaria del Consejo Nacional de Autoridades Educativas (Conaedu), es decir en reunión de Consejo Técnico, mandatado por la Ley; les “conminó” a las autoridades educativas de las entidades federativas de la República mexicana, diciéndoles: “Con objeto de que la reforma siga avanzando y se en cada rincón del país, es indispensable que todos los órganos de gobierno de manera conjunta trabajemos en el marco del federalismo cooperativo que orienta nuestros sistema político

Llamado que parece haber sido escuchada de manera anticipada por dos muy “dignos” representantes del poder público nacional, el señor Salvador Cienfuegos, militar de carrera y por lo tanto conocedor de la responsabilidad de las palabras que pronuncia, dijo: "transformar y actualizar la educación nacional es tarea de todos, las fuerzas armadas nos sumamos a este cambio renovando de manera decidida el sistema educativo militar aportando capacidad, experiencia y profesionalismo para alcanzar esta meta" pero dejó en su actuar algo así como una amenaza a los que se oponen, a los que no estamos de acuerdo, a los que se sienten agraviados por la amenaza de El Estado mexicano de correrlos si no acreditan la evaluación del Servicio Profesional Docente.

Mientras tanto el señor Luis Raúl González (Presidente de la CNDH) en su discurso durante la inauguración del Congreso Nacional de la Federación Mexicana de Organismos Públicos de Derechos Humanos (otra reunión nacional para gastar mucho dinero en Tabasco), señaló a los responsables de los derechos humanos en las entidades federativas, que “deben pronunciarse en favor de la vigencia y protección del derecho humano a la educación, especialmente por lo que hace a las niñas, niños y adolescentes”, estableció pues tal cual lo dijo la SCJN que e derecho de los niños y jóvenes está por arriba del derecho de los trabajadores, de los de la educación y de todos los trabajadores, pues así lo dicen las convenciones internacionales pese a que ambos son derechos supremos en la Constitución política nacional y debían estar en el mismo estatus.

Así los tres poderes de la unión, las fuerzas armadas y hasta el máximo organismo “defensor de los derechos humanos” se someten a la voluntad del siñor precidente (así) como en las piores (así) épocas del autoritarismo político nacional.

Plegarse a los designios, de un personaje en México ha sido catastrófico durante mucho tiempo, buscar el entendimiento de las parte ha costado mucho dinero dicen los detractores de la negociación; sin embargo lo que se paga con dinero sale barato (decía Carlos Hank) y en verdad, es mucho más barato acordar que enfrentar, el sistema militar nacional no está para amenazar, no debe ser usado como otro de los elementos de El Estado mexicano para mostrar poder, para amedrentar a los disidentes; el Ejército mexicano tiene aun cierto nivel de credibilidad entre amplias capas de población.  La CNDH debía ser un órgano autónomo y debe respetar la autonomía de los otros órganos autónomos locales, el presidente de la CNDH no tiene facultades para “recomendar” a los responsables de la defensa de los derechos humanos en el país, que hagan pronunciamientos y menos para hacerlo en un evento oficial que pagamos los mexicanos.

Es lamentable que la SCJN “avale” el Servicio Profesional Docente, para el que los miembros del Congreso de la unión se facultaron a legislar “en términos del artículo 3o. de esta Constitución” (fracción XXV del Artículo 73 de la CPEUM) sin que en el referido artículo constitucional se haga referencia alguna a ese Servicio Profesional Docente.  Cualquier lego en la materia puede verificar que el Artículo 3º NO MENCIONA el Servicio Profesional Docente, pero los señores ministros de la suprema, en sus supremo absentismo, ni siquiera se dieron a la tarea de revisar o básico.

Pero es mucho más lamentable que sea la máxima autoridad militar del país y el presidente del órgano nacional de defensa de los derechos humanos quieres sirvan de escudo, de amparo, que en defensa y protección de la autoridad presidencial hagan pronunciamientos estúpidos al respecto.

Mientras en las mismas calles de Zacatecas (en donde estaba el señorcito Chuayffet), en las de Villahermosa (en donde estaba González Pérez), en las de otras 40 ciudades de la república los maestros recaman a El Estado mexicano, su derecho laboral, mientras no se hace lo necesario para establecer mecanismos capaces de mediar la situación, la grave situación que vive la educación nacional, mientras no hay autoridad alguna capaz de establecer un diálogo, de recoger los planteamientos de los docentes y de acercar las posiciones.

Creo que es hora de que la sociedad valore la dimensión del actuar del titular de la SEDENA y de la CNDH, ellos no tienen facultades para actuar en defensa del gobierno.

Por cierto el pensamiento de Soren Kierkegaard, radicó en polemizar, aclarar y construir; un gran filósofo al que se le considera padre del existencialismo.

SALUD

Te recomiendo:





5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. en todos los discursos que ha realizado el secretario de la sedena nunca ha insultado a nadie, eso lo pensaste tu pero cada cabeza es un mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NUNCA dije que insultó a alguien, es más digo "conocedor de la responsabilidad de las palabras que pronuncia" pero AMEDRENTAR con esas palabras a los profesores inconformes, no es parte de sus funciones y (en caso de pensarlo) no está en sus FACULTADES, saludo

      Eliminar
  3. por eso México no avanza, los maestros se oponen a ser evaluados y siempre con sus amenazas en dejar de dar clases no se vale que por su ineptitud los alumnos se miren afectados cada que a ellos se les da la gana dejar de dar clases a que le tienen miedo no se supone que son maestros que son capaces de dar clases pero no son capases de ser evaluados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los maestros NO se oponen a ser evaluados, se oponen a que el resltado de la evaluación sea "justificatorio" de un acto de despido, ellos NO tienen la culpa del nivel de las escuelas normales y del sistema formador de maestros y en el mejor de los casos, la "evaluación" docente debía servir para establecer programas de formación, actualización y mejoramiento del magisterio, te recomiendo Una verdadera reforma educativa con link desde esta misma página

      Eliminar