jueves, 11 de julio de 2013

La “inteligencia” del gobierno

No, no me refiero a la “autorización” que en 2007 el señor caldeRon ofreció a la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA), para recopilar información relevante en nuestro territorio, de nuestra población, en SU lucha contra el terrorismo.  SALUD.

Me refiero a la declaración de Alfonso Navarrete Prida (flamante secretario del trabajo) que anunció: "el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto desarrollará con inteligencia nuevas políticas de fomento al mercado interno, así como estrategias para fomentar la formalidad laboral".  SALUD.

No entiendo que tanta “inteligencia” aiga (así) que ponerle al desarrollo del mercado interno o al fomento de la formalidad, cuando desde hace 50 años se ha privilegiado el desarrollo de industria enfocada a satisfacer los mercados norteamericanos.

Además se ha “autorizado” a esas industrias a explotar de manera irracional “todos” los recursos de nuestro país empezando por el recurso humano, en las maquiladoras el salario promedio de un obrero apenas rebasa los dos salarios mínimos y el de una obrera está por debajo de ese umbral.  Además con la Reforma Laboral (tan aplaudida) se autoriza al patrón a contratar a prueba, a jornadas parciales y a la subcontratación a través de outsourcing, que pues muy lejos de ser atractivos para los trabajadores son simplemente un mecanismo inaceptable.

La formalidad en el mercado mexicano se convierte en algo así como la esclavitud o subyugamiento de la fuerza laboral, que aunado a el muy raquítico desempeño de la economía nacional, no sólo no lo favorece sino que incluso juega en contra, como lo dijo el propio Navarrete hace menos de un mes.

Nuestro mercado interno fue abandonado desde la década de los 80 por políticas económicas de Estado bien definidas, la agricultura nacional representa cada año un menor porcentaje del PIB (obligando a la importación de productos agroalimentarios); las políticas de fomento y desarrollo de actividades pecuarias se han limitado a financiamiento de muy corto plazo y con interés bancario para la exportación de cárnicos.

Los comerciantes en pequeño han sido sistemáticamente desplazados por las grande cadenas comercializadoras aun a costa de aceptar condiciones de negociación monopólicas de esas cadenas, para con los productores, sin que se realicen acciones de autoridad al respecto.

Los pequeños proyectos de desarrollo industrial local, son constantemente atacados y vulnerados a través del boicot de venta o de adquisición, sin que haya autoridad local o federal capaz  de contenerlos.

Adicionalmente, el crimen organizado (que desde mediados de los 90 asumió parte del control territorial) se ha encargado de desmantelar el tejido económico local, pues entre cuotas e inseguridad, muchos pequeños productores y comercializadores han abandonado su negocio.

Hoy es precisamente el crimen organizado el que mayores oportunidades de empleo ofrece a la población, en poblaciones rurales dispersas y en condiciones muy por debajo de los niveles de pobreza a través de la cosecha, embalaje, transportación y comercialización de enervantes; en los grandes centros urbanos a través de la comercialización de cualquier cantidad de productos ilegales.
Hoy ese mercado representa para los optimistas más del 40 por ciento del mercado nacional y para los pesimistas más de la mitad del mismo.

Parece que la “inteligencia” del nuevo gobierno (ya ni tan nuevo) seguirá restringiéndose al pomposo anuncio de cosas que por todos son sabidas pero sin estructurar de manera clara acciones para corregirlas, pues NO está en sus manos hacerlo, la denominada informalidad es en realidad ILEGALIDAD y ellos son los representantes de las organizaciones criminales que la administran y esa "inteligencia" mexicana, siempre frenada por los patrones.

SALUD


No hay comentarios:

Publicar un comentario