viernes, 13 de marzo de 2015

Entre libertad de prensa y chantaje

Primero un caso tristemente célebre de el señor José López Portillo y pachueco (así) que dijo al director general de la revista Proceso, Julio Schererno pago para que me pegues” pues durante los primeros meses de 1982 esa revista había realizado algunos reportajes sobre la ineficiencia y corrupción de algunos miembros (especialmente de Arturo Durazo Moreno) del gobierno de la “administración de la abundancia

Después un caso mucho menos conocido o quizá hasta desconocido, en febrero de 1980 recién llegada Griselda Álvarez a la gubernatura de Colima, solicitaron audiencia un grupo de directores de medios locales, para reclamarle que estaba gastando muy poquito en promoción, ella se limitó a contestar: “es que no me autorizaron más, pero el gobierno no tiene porqué promocionarse” entonces uno de los directores del diario “más influyente” (creo que se apellaba Madrid como mero caso curioso) se limitó a decir “hay doña gris” con un verdadero dejo e ironía y hasta grosería; en resumen se llegó a un acuerdo para destinar más recursos y se comprometió que el siguiente año solicitaría un incremento sustancial.

Pues bien, ahí dos casos el primero de claro amordazamiento a un medio a través de limitar la compra de espacio en el medio y con ello “obligarlo” a “rectificar” su política editorial y el segundo un ejemplo de la manera en que los medios “influyen” sobre el gasto en propaganda gubernamental, que al final es su verdadero interés.

Pues sí, los medios que reciben pagos por propaganda saben hasta donde pueden estirar la liga y los responsables editoriales de esos medios también saben en donde aplicar presión para que les den más.

Desde hace unos días la política editorial de los diarios del Grupo Healy (propiedad de Juan Fernando Healy Loera) en Baja California, expusieron una serie de reportajes en los que muestran algunos actos de corrupción a nivel municipal y la construcción de una casa en Tijuana (con un valor muy superior a los ingresos declarados por el mandatario en los últimos años) y la compra de un terreno por parte del Gobernador.

Como a los gobernantes les ofende saber que los encueran ante la sociedad, en lugar de explicar la legal proveniencia de los recursos usados para esas transacciones o de revelar las fuentes de financiamiento usadas o de señalar o perseguir a los corruptos; se limitaron a firmar un desplegado (pagado con recursos públicos de los bajacalifornianos) en el que manifiestan “su total apoyo a la libertad de expresión, pero no a la extorsión

Aunque parece que no saben explicar tampoco cómo los intentó extorsionar el director, presidente o editorialista del Grupo Healy, de hecho Jorge Astiazarán, presidente municipal de Tijuana, en entrevista de banqueta a Grupo Zeta (el más influyente medio tijuanense) no supo explicarlo y acabó diciendo: “creo que no voy a hablar del tema ahora

En fin para los administradores de los recursos públicos siempre es más fácil acusar que explicar para los mexicanos cansados de sus "explicaciones" quizá resulte más fácil ignorarlos.

Es con todas las proporciones guardadas como el caso de "enojo" de MVS "por el uso del nombre y logotipo" contra Carmen Aristegui y su equipo de colaboradores, ante la incomodidad del "gobierno" de Peña Nieto, una muestra más del poder.

SALUD

Te recomiendo




No hay comentarios:

Publicar un comentario