jueves, 16 de mayo de 2013

No soy rico, ni Tabasco está endeudado, clama Andrés Granier


 “nos encontramos al borde del colapso
Arturo Núñez

Tabasco que tras la Revolución se convierte en la tierra de Tomas o de las Camisas Rojas, que es lo mismo que la tierra del cacique con su grupo paramilitar, es hoy botín político (y del erario público) de los viejos y nuevos cacicazgos políticos nacionales.

Tabasco que en su biografía ha estado dominado por dos Madrazo, pero en su realidad sólo tuvo un verdadero dueño y se llamaba Carlos Hank, dejó de ser un edén, para convertirse en un infierno (y no sólo por las condiciones climáticas locales)

Tabasco, que desde la administración de Leandro Rovirosa Wade fue tratado con privilegios fiscales federales y jugosas participaciones de la explotación petrolera (sin que existieran convenios similares con Tamaulipas, Veracruz o Campeche; entidades federativas que tenían tanta participación en ese actividad como Tabasco) y que desde la llegada del PAN al poder federal fue relegado presupuestal y socialmente.

Tabasco, la entidad federativa que llegó a disponer de recursos federales por montos muy superiores a estados como Jalisco o Nuevo León en los años 80, es la entidad federativa con mayores “inconsistencias” en el manejo presupuestal de recursos federales transferidos, según la Auditoría Superior de la Federación en 2011, SALUD.

Ante la difusión de una “conversación” de Andrés Granier en una “cena de despedida” con sus funcionarios de primer nivel en un lujoso hotel de la ciudad de México (al que seguro asistieron “sus” funcionarios con recursos públicos locales) sale a decir “ni soy rico, no Tabasco está endeudadoSALUD.

La cínica actitud de Granier, no es nueva, es parte de la “cultura política” nacional y tras disculparse por haberse “pasado de copas” (bien traducido diría alguien “ahogado de borracho”) dice que sólo estaba presumiendo, pero que “está fuera del país”, conformando parte de lo dicho en la grabación, que se está atendiendo en un hospital de Hiuston (así) (confirmando parte de la grabación) que además él le dijo a Arturo Núñez (al que nunca menciona por su nombre) en que cajón se encontraba la deuda SALUD.

Aunque está documentado que contrató deuda con instituciones financieras privadas por casi 18 mil millones de pesos y que “utilizó” casi 2 mil millones más de participaciones federales para acciones NO PRESUPUESTADAS, aseguró que Tabasco no está endeudado.

Pues parece que debe más de mil millones de pesos a proveedores y que las “instituciones” bancarias que financiaron sus prestamos, reclaman 630 millones en intereses no pagados desde agosto de 2001.  SALUD.

El “boquete” financiero heredado por Andrés Granier Melo, es de tal magnitud que durante los primeros meses de la actual administración, la federación “adelantó” participaciones federales del primer semestre de este año, para tratar de cubrirlo, sin embargo, entre más le rascan, más mierda encuentran.

De una cosa podemos estar seguros, Granier Melo aparte de ratero y borracho, se cree inmune a la justicia, pues en su escala de “valores” estar enterado u omitir actuar, NO ES DELITO.  SALUD.

Esperemos una acción rápida y efectiva de las autoridades “administradoras” de justicia y que venga a curarse, de su enfermedad, de la cruda de la borrachera y de los daños causados a un penal federal, pronto.

SALUD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario