jueves, 4 de diciembre de 2014

Malabares e ilusiones

Leyendo por la noche, la nota en que Cesar Camacho Quiroz (que sigue cobrando y haciendo negocios privados como presidente del CEN del PRI) parece reaccionar ante la gravedad de la situación que vive el país, al señalar “todos los políticos tenemos la culpa de lo que pasó en Iguala y debemos hacernos cargo de ello” pero ya leyendo adecuadamente la nota me doy cuenta de que está dirigida a la estructura del partidazo, en Michoacán.

Así, tratando de observarlo me lo imagino con una bola de masa caliente entre los brazos desnudos tratando de detenerla haciendo malabares con ella, mientras transmite un mensaje de “esperanza e ilusiones” para una estructura partidista que hace algunos años está muy dividida y bastante desilusionada de la política y mucho más interesada en los “negocios” que ahí se hacen.

Además me entero que Peña Nieto va hoy a Acapulco a presenta otro “Plan Guerrero” pues los anteriores no funcionaron; en otra acción desesperada por “hacer credibilidad” para un gobierno que la ha perdido sistemáticamente, pues él sabe que ahí no será bien recibido y sabe que una gran parte de la población guerrerense está muy calientita producto de los desatinos permanentes de los gobiernos locales y federal desde hace algunos años.

Acapulco puede representar para el equilibrista y  simulador, un estrepitoso descalabro, hoy la organización social guerrerense muestra desde las comunidades más alejadas un verdadero estado de guerra, que puede acabar de muy mala manera para el señor Peña Nieto,, que ya muestra también símbolos claros de derrumbamiento y cansancio.

Las estructuras de poder todas, parecen resentir el ablandamiento de sus cimientos, el golpeteo permanente y sistemático del reclamo social claro y fuerte respecto de los déficits y de los niveles de corrupción que hay en México.

Sólo como muestra, les diré que hace unos días en una comunidad del municipio de Teloloapa, los promotores de la SEDESO local fueron secuestrados durante 16 horas, hasta que se presentó una estructura muy menor de la dependencia a “negociar” con la promesa de que les entregarían los apoyos en no más de tres días, que hoy a más de cinco días no los han recibido y que la única excusa de esa dependencia es que “SEDESOL no ha liberado los recursos”, esas personas están encabronadas contra todas las estructuras, a ellos no les importa quién está mal, a ellos lo único que les importa es recibir sus recursos y lee reclaman a quien tienen enfrente.

Hoy los guerrerenses (y en general los mexicanos) esperamos una solución inmediata a los problemas que se han acumulado por años y ya no hay reclamos tranquilos, hoy sólo hay una gran rabia contenida que en cualquier momento va a estallar.

Los discursos de Camacho y la presencia de Peña en Acapulco, son para una gran cantidad de mexicanos una provocación, sus malabares no dan ilusiones.

Y ¿pensará que lo van a cuidar sus socios?

SALUD

No dejes de ver:





No hay comentarios:

Publicar un comentario