sábado, 21 de noviembre de 2015

#RicardoAlemánMiente

En realidad sr. Alemán, la industria del “periodismo de opinión” es mucho más rentable, pues deja millones a unos cuantos, ustedes que convertidos en meretrices transitan por las “oficinas de prensa” de dependencias y organismos oficiales, recogiendo el cerote (como dijo la “distinguida” senadora Layda Sansores), aun te recuerdo cando en 1996-1997 siendo titular de Agricultura el sr. Labastida, pasabas a “saludarlo” (y por un sobrecito) de manera regular.

También me han platicado tus frecuentes visitas a la SEP del pequeño hombrecito Emilio Chuayffet para lo mismo y tus desgañitados gritos de “paren a la CNTE” o “ya basta de privilegios”; en fin, Ricardo hace años que tu visión de lo que pasa en México, dista mucho de la visión de cientos de miles de mexicanos, de millones de mujeres y hombres que a diario se ven sometidos por un régimen de injusticias e inequidades.

Ya desde la fundación de La Jornada, tu visión de México estaba absolutamente guiada por los “avisadores” del régimen salinista.

En tu muy cargada de ira columna, haces referencia a los 43 jóvenes estudiantes de una normal rural de Ayotzinapa para acabar diciendo “se hizo el milagro de convertir en crimen de Estado un asesinato a manos de matarifes del narcotráfico”, tú ves ahí un milagro, los mexicanos muchos mexicanos vemos ahí simplemente la gota que derramó un vaso lleno de injusticia y desigualdad; antes que esos 43 hay casi 20 mil desaparecidos, hay más de 100 mil asesinatos, hay casi 200 mil desplazados; pero hay sobre todo, un Estado absolutamente ausente de los grandes problemas nacionales, sumido en su autocomplacencia y acompañado por pseudoperiodistas que lejos de hacerle ver a esos administradores de la mediocridad la realidad, son embarrados por el régimen para ensalzarlos o para simplemente no hacer “muchas olas” con sus fracasos.

Es verdad, las redes sociales se han convertido en un misil envenenado, pero ustedes los “periodistas” los hacedores de opinión pública, se encargan a diario en repetirnos que “ahí sólo una muy pequeña parte de la sociedad mexicana interactúa” entonces la verdadera razón de tus improperios esta en otra mucho más profunda y seguramente de índole económico, pues tus chayotes han mermado, ahora los “patrocinadores” exigen audiencias y “pagan” en función de impactos y tu dejaste de tenerlos hace mucho tiempo.

Hasta personajes muy obtusos como López Dóriga, Ferriz de Con, Ruiz Healy (el verdadero dice él) y Fernanda Familiar, entendieron hace mucho tiempo que el futuro de la “comunicación” estaba en las plataformas digitales; los medios (todos) del mundo han migrado a esas plataformas y hoy su principal negocio dejó de ser la impresión de panfletos.

Y tú sólo en una paginita de autopromoción con ventas exclusivas al gobierno (SEMARNAT, STPS y Presidencia) muestras el nivel de tu mediocridad.

Ricardo cuando hablas de la “industria del desprestigio, la mentira y el engaño” seguro te salió sangre de la lengua, pues te reflejaste de cuerpo entero (como decía Don Julio Sherer) en tu propia frase y sólo te puedo decir que SI importa la validez, la seriedad y el propósito de la información y que es precisamente en razón de ello que como dice el reporte de El Universal, hoy tu columna es la menos vista de todas.

En alguna ocasión (seguro hace más de dos años) te escuché decir, junto a tu patiño en el programa de radio que hay profesionales que suben videos a YouTube y ganan miles de pesos con ello, aunque eso fuera cierto, simplemente indica que esas personas tienen mayor credibilidad que tu o se dirigen a un público que les cree.

En fin, tus mentiras se limitan a tres falacias: una inmensa aversión a López Obrador, una estúpida perorata contra profesores y todo lo que su lucha significa y una muy pobre defensa de un gobierno absolutamente inútil.  Tú ya no tienes la capacidad de dirigirte a un público que te crea o cada día es menos ese estrato; tus mentiras ya sólo llegan a una minoría y eso no te permite influir en nada y menos extorsionar al gobierno.

SALUD

Te comparto:





No hay comentarios:

Publicar un comentario