miércoles, 17 de septiembre de 2014

Los guardianes de la pureza panista

Esos grupos que como la “congregación de todos los santos” de El Vaticano decide quién es merecedor de la “pureza” panista, coloca una ficha grande en la lista de diputados para el 2015, algo así como la mula de seises del dominó, pues la brillante señora Margarita Esther Zavala Gómez del Campo, quinta hija del matrimonio de Diego Heriberto Zavala y Mercedes Gómez del Campo (también de estirpe panista, más por conveniencia que por convicción) en donde el bien conocido Diego Hildebrando es el mayor y el que mayores “capacidades” aprendió de la estirpe.  SALUD

La señora Zavala es desde siempre parte de esa élite de privilegiados que asistió (junto con sus hermanas Mercedes y Mónica) al Instituto Asunción de México, que en los años 70 era tan exclusivo que según algunas personas a las señoritas que ahí asistían, cada semana se les practicaba una prueba de que seguían siéndolo (eso dicen).  SALUD

También tiene trayectoria política propia, pues fue Diputada Local en la primera Asamblea de Representantes del Distrito Federal (1994-1997) y Diputada Federal a la LIX Legislatura (2003-2006), para ser Subcoordinadora de Política Social del Grupo Parlamentario del PAN, por encargo directo de la otra distinguidísima panista Josefina Vázquez Mota, aunque ya antes (en 1991) había sido Consejera del CEN del PAN, con fuerte presencia en el Comité Directivo Regional del DF, en donde logró (con la influencia de Carlos Castillo Peraza, que quería mucho a su marido) 13 de los 189 votos de los consejeros estatales y colocó (gracias a esa presencia) candidatos y miembros del Consejo.

En el árbol genealógico de la Familia Zavala Gómez del Campo, pueden encontrarse desde hace muchos años verdaderas historias entrecruzadas, pero una de las más tristes es la referida a la guardería ABC (de muy triste recuerdo aunque sea para algún pequeño grupo de mexicanos) en donde Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella (a la que la entonces primera dama desconoció a pesar de ser su prima) y que por aquello de dormir con vela por si se apaga la luz, es pariente de Eduardo Bours Castelo (entonces Gobernador del estado y al parecer responsable de la triste tragedia a que me refiero)

Esa familia y la propia Margarita Esther no es ajena a las “transacciones” que desde la oposición se realizaban con el poder, pero ella es directamente responsable cuando menos en dos de los casos que durante la administración de su mariado (así) esposo se realizaron, pues en el caso de los sobornos de Walmart, The New York Times reveló la triangulación directa entre Álvaro Arrigunaga Gómez del Campo (también primo) y la señora primera dama, para realizar los encuentros de este personaje con los sobornados.  SALUD

También Reporte Índigo, encueró el caso de la adquisición de Hildebrando S.A. de C.V. por parte de Grupo Carso (Carlos Slim) y la participación que tanto Juan Diego y Margarita tuvieron en dicha transacción.

Pero, más allá de los distinguidísimos panistas que parecen haber aceptado la imposición (o el soborno) y de los mexicanos que acabaremos “eligiendo” (aunque no queramos) a la impoluta dama, pobre país, en donde ese tipo de personajes pese a todo, sobreviven en las tinieblas de la política nacional y adquieren reflectores, para poder seguir lucrando a costa de TODOS nosotros.

Pobre país, en donde los guardianes de la pureza panista, se erigen en guardianes de la pureza nacional.

SALUD

Te recomiendo:






No hay comentarios:

Publicar un comentario