jueves, 24 de enero de 2013

Corrupción y “justicia”

México país número 73 en el IPC, orgulloso país con su frase “quien no transa, no avanza” y con una población (citadina y clase mediera) muy propensa a NO cumplir con la ley, los ordenamientos, la reglamentación y hasta a costumbre.

Recuerdo sólo como referente ―sin que sea el pior acto de barbarie― aquel “acto” de Francisco Sahagún Baca ―tío de martita― en que ordena la muerte de 12 colombianos que junto con un grupo de policías de la Cd de México se dedicaban a todo tipo de actividades ilícitas.

A principios de los 80 en nuestra capital federal los jóvenes éramos víctimas permanentes de los agentes de “seguridad” bajo el término de “sospechoso” o “para investigación

En esa época dicen que a la hija (aunque otros dicen que fue a la amante) de Pedro Ojeda (flamante secretario) la asaltaron y robaron su cadillac y tras llamar a Arturo Durazo, este ordenó “encontrar el vehículo y traer unos responsables”, unas horas después la orden era cumplida, en ese entonces el 86% de los delitos denunciados ante la autoridad era “aclarados” éramos ejemplo en el mundo, por la eficiencia en la investigación de delitos y persecución de delincuentes.

Es obvio que la civilizada ciudad de México no era el territorio más cruel del país al respecto, había localidades (ciudades medias) en las que las polecías (así) se dedicaban a “cazar” turistas, paseantes, viajantes o desconocidos, sólo para responsabilizarlos de cualquier tipo de acto vandálico, criminal o no acorde con las buenas costumbres.

Las arcas municipales se nutrían sustancialmente de las multas y otro tipo de sanciones impuestas a esa pléyade.  Aunque siempre se le ofrecía al infractor la “manera de arreglarlo de otra forma” de “evitarse molestias” o de “no perder el tiempo”.

¿Viejas prácticas? no, ¿costumbres? no, ¿formas coloquiales? no, ¿vicios? quizá, pero indudablemente parte de la tradición de la administración de justicia que no se han podido erradicar, que no se han querido erradicar, que no nos ha dado la gana erradicar.

Hacer culpable y arreglar de otra manera, parecen ser reglas del sistema judicial nacional, hace apenas unos meses en Ecatepec ―tierra de Eruviel Ávila― un individuo mató a su esposa y al amante de esta (en dos actos independientes) fue a entregarse a la autoridad ministerial correspondiente y ya está libre, pues “encontraron” la manera de “suavizar” los delitos y además estaba arrepentido.

Se que Florence Cassez es culpable de los cargos que se le imputan, por los que fue juzgada y sentenciada, por los que en tres ocasiones se le confirmó la sentencia, por los que ayer la señora Olga Sánchez Cordero de García Villegas muy oronda dijo “no se si sea culpable o no, pero no me quita el sueño que lo sea”, es decir “SE QUE ES CULPABLE, pero NO IMPORTA

También se que la impartición de justicia en México, se sigue haciendo como en los años de la guerra sucia, es decir haciendo culpables, sin importar la investigación, sólo como caso emblemático cito a la PGR que admite “que no pudo corroborar los dichos del testigo protegido <Jennifer> y Sergio Villarreal, <El Grande>, en la investigación que llevó a la cárcel al divisionario Tomás Ángeles Dauahare” pues SALUD.

Cientos quizá miles de expedientes judiciales son “procesados” con declaraciones falsas o sacadas a punta de amenazas o golpes, otros miles son “armados” con “evidencia” circunstancial y otros miles de procesados son “puestos” por los capos, para favorecer a los jefes policiacos, ministerios públicos y jueces locales.

Un sistema de administración y procuración de justicia hacho a la medida de sus integrantes, que permite llevar a la cárcel a miles de infractores menores, acusándolos de grandes delitos y dejar en la calle (literalmente) a miles de grandes capos.

Un sistema de administración y procuración de justicia que sólo ha sofisticado sus procedimientos para lograr sus objetivos, para seguir culpando inocentes y protegiendo culpables.

Ayer mi hijito dijo “que les parece si mandamos a todos nuestros secuestradores a Fancia, … al fin ahí cobrarían en euros y si los agarran pues ya vimos que no esta muy castigado!!!” o mi hermano “Hoy falleció lo que consideraba el único resquicio de institucionalidad y autonomía, la SCJN, con un fallo insensible y cocinado con el gobierno entrante para burlarse de la sociedad y las víctimas de la delincuencia, en aras de la simulación ante la comunidad internacional

Yo me rasgo menos las vestiduras y sólo puedo decir que esas “instituciones” TODAS han servido y sirven a los poderosos y DEBEMOS cambiarlas, empezando por la dignísima ministra y sus compinches.

SALUD.


5 comentarios:

  1. Yo no pediría la cabeza de Olga Sánchez Cordero en una charola de plata [salvo en los chistes]. Creo que la SCJN hizo lo correcto.

    El grave equívoco de este caso específico radicó en el arresto, el famoso montaje que tiene nombre y apellido: Genaro García Luna.

    Una avalancha de preguntas se desata después:
    ¿Por qué la SRE [a diferencia del gobierno francés] no hace nada cuando uno de sus ciudadanos está en aprietos en una nación extranjera?
    ¿Por qué no se liberan a todos quienes [culpables o no] están presos y con irregularidades en sus procesos?
    Si Genaro García Luna “cometió un error” en la detención de Cassez, ¿Por qué no es castigado? [No pido que le saquen los ojos, pero que al menos le levanten un acta administrativa. ¡Algo!]
    La responsabilidad de Televisa merecería un río de tinta.

    Sí, hay que cambiar a las instituciones. Carecen absolutamente de toda credibilidad y representación. El gobierno no gobierna, sin embargo, rige. ¿La presión social organizada [suponiendo que ésta llegase a existir algún día] sería suficiente para cambiarlas? Me temo que la respuesta es no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. seguro no han secuestrado algun familiar tuyo...por eso dices "la SCJN hizo lo correcto" nadie absolutamente NADIE debe estar sobre los derechos de los demas y en mi particular punto de vista los criminales deberian de perder sus derechos "humanos" y ya que se quieren comportar como animales asi deberiamos tratarlos

      Eliminar
    2. La SCJN debía velar por la justicia, es el máximo tribunal de justicia ¿crees que el Caso Cassez merece ese lugar? ya esta persona había recorrido tres instancias, era culpable nos guste o no, caso juzgado dicen los abogados.
      El ser francés o hungaro, no cambia la situación, cometió un delito en México, fue juzgada y sentenciada, se cometieron MUY GRAVES errores de procedimiento ¿sabes cuantos se cometen a diario?
      No quiero la cabeza de la ministra, en realidad ni siquiera me interesa lo que ella haga o deje de hacer, la justicia, ese aparato NO FUNCIONA, no ha funcionado nunca, HAY QUE CAMBIARLO, no se trata de García Luna -que por lo demás es un inepto y ratero- se trata de esas instituciones que tanto defienden.
      Salud

      Eliminar
    3. Sr. Alberto Ruiz:
      Definitivamente no creo que la SCJN haya hecho justicia. Sólo dije que creo que hizo lo correcto: liberar a un preso al que se le encarceló y sentenció mediante una suma interminable de irregularidades.
      Recuerdo el caso de Antonio Zúñiga a quien ya se le había encontrado culpable de homicidio y que en una revisión de su caso se determinó, no su inocencia, sino que su proceso se encontraba viciado de origen y se le puso en libertad.
      ¿También se puso a un criminal en la calle? Quizá.
      El hecho de que a diario se cometan irregularidades en los procesos no vuelve aceptables los expedientes mal armados: “Haiga sido como haiga sido”. Y eso debe aplicarse para un francés o para un tarahumara que, sin comprender el español, no reciben asistencia de un traductor, sólo por poner un ejemplo.
      Concuerdo con usted en que el aparato burocrático está completamente atrofiado. La policía investigadora en México no existe.
      El caso Cassez y el caso Zúñiga tienen una coincidencia interesante: En ambos, los medios de comunicación [la TV en el primero, el cine en el segundo] jugaron un papel determinante. Partiendo de ese hecho me atrevo a plantear que durante la atrofia generalizada que padecen nuestras instituciones, los medios de comunicación [léase Televisa], han suplantado su lugar.
      En el fondo, a mí sí me preocupa lo que haga la ministra Olga Sánchez y el embajador García Luna, puesto que son los hombres quienes forman a las instituciones [quienes ejercen el poder]. ¿Cómo extirpar a esa pléyade de corruptos a fin de que las instituciones funcionen?

      Reciba mis saludos.
      [Y gracias por el espacio]

      Eliminar
    4. Sr. Miguel Ruiz Sanchez:
      Si de verdad piensa que ‘los criminales deberian de perder sus derechos "humanos"’ por ser declarados “criminales”, quizá le convendría despreocuparse de las decisiones que pudiese tomar la SCJN o cualquier otro tribunal: Olvidar la razón y vivir bajo la ley del más fuerte.
      Ventajosamente para Ud. podría pasar del estudio de cualquier legislación, desde el derecho romano hasta la jurisprudencia internacional y ocupar “El contrato social” de Voltaire para limpiarse el culo.
      En caso de que su criterio le lleve a creer que el camino de la involución social y la deshumanización jurídica es el más adecuado, le recomiendo leer al Marqués de Sade; su libro “Justina” le podría ser de utilidad en la conformación de su nuevo “pacto criminal” [como lo define el Divino Marqués].
      Buena suerte en su empresa.

      Eliminar