sábado, 8 de junio de 2013

Narcomenudeo sin organizaciones criminales ¿cómo es eso?

Aceptando que en el DF no hay Crimen Organizado, debíamos suponer que cada uno de los comercializadores de enervantes y psicotrópicos (drogas) se desplaza hasta “algún lugar” dentro o fuera de la demarcación territorial del DF a adquirir uno o dos carrujos o un cartón de marihuana (según su demanda) o unas grapas de cocaína o unas pastas de otros productos sintéticos para luego regresar con esa mercancía en transporte público o en un carrito viejo a través de la ciudad, pues bueno, aceptémoslo y preguntemos entonces ¿donde están los centros de distribución?, ¿esos centros de distribución son también ajenos al crimen organizado?

No señores funcionarios de la “procuración” de justicia del Distrito Federal, NO NOS HAGAMOS TONTOS:

Las drogas llega al DF a través de tres vías (medios) carretera, ferrocarril y avión es decir se requiere tener centros de recepción y traslado inmediato en dos puntos (el aeropuerto y la terminal ferroviaria de Pantaco) quiero (solo supongo) suponer que la cantidad más fuete de ingreso de drogas es Pantaco (aunque quizá por su valor la más importante sea por el Aeropuerto)

La que llega por carretera proviene principalmente del sur de la república (Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Morelos y Veracruz) y por cierto pregúntensen (así) por que Gertz Manero fue el primer Secretario de Seguridad Pública del Gobierno del Cambio, de su relación con la actividad en esos lugares de la república o por que los hermanos Carrola se encargarían de la policía en aquel 1998.  SALUD.  Otra pequeña parte proviene del Valle de Toluca (psicotrópicos elaborados) y de la zona oriente de la república.

Es obvio que parte de esos empaques no se quedaran en el DF, que este es sólo un puerto de paso pero que requiere ser almacenada y resguardada de manos enemigas (entiéndase otros grupos delincuenciales o las fuerzas de seguridad), en tanto que desde aquí tendrán necesariamente como destino el norte (desde Tijuana hasta Matamoros) y de ahí Estados Unidos, las bodegas de almacenamiento  resguardo han sido cuidadosamente ubicadas cercanas a la las vías carreteras que van a esos destinos (Pachuca, Querétaro y Toluca) casi siempre en los municipios del estado de México (dicen que ahí son más baratas la rentas y los sobornos a policías)

Ya en el DF se producen las drogas sintéticas (en una gran cantidad de lugares) pues no se requiere equipamiento especial ni adiestramiento técnico para realizarlas, hay en todo el territorio del DF (pero especialmente en colonias viejas con casas de entre 50 y 80 años) fincas casi en abandono total externo, en donde entran entre 10 y 20 “trabajadores” al día y a donde llegan camionetitas o carros (relativamente nuevos) y recogen cajas.  NO se requiere tener una capacitación especial para detectarlas, son obvias, no tienen recato alguno ni cuidados especiales para evitar ser detectadas (aunque en ocasiones hay uno o dos “guardias” personas jóvenes vestidas de civil que se la pasan todo el día frente a la casa jugando, tomando refresco o platicando) ESAS FINCAS son fábricas de psicotrópicos señores de la polecía (así) son los lugares en donde se hacen los cocteles y de ahí (en esas cajas y a través de esos vehículos) se distribuyen a los lugares de consumo (generalmente antros de las zonas pudientes de la capital)

Hay otras construcciones un poco más modernas ya con condiciones de seguridad más visibles (incluso cámaras colocadas en las esquinas superiores de algunas casas contiguas) en las que siempre hay uno o dos vehículos grandes, robustos y de modelos recientes; con hombres de mediana edad (40 ó 50 años) medianamente vestidos que cuidan los carros (los limpian en exceso) y “avisan” cuando hay visitas.  Una anécdota hace algunos meses en una de las calles cercanas al metro La Raza mi mujer se torció un pie y tuvimos que sentarnos para que se recuperase, en frente una casa (a todas luces fuera de contexto socioeconómico) y una camioneta Honda con un señor arriba (en el asiento del copiloto) y sacó su teléfono para hacer una llamada, yo (como siempre observador u muy detallista) observo como de dos casas contiguas (casi al mismo tiempo) salen dos personas y muy solícitas preguntan (casi al unísono) “todo bien”, si claro, mi esposa pisó mal y sólo esperamos que se reponga para seguir adelante; esos niveles de seguridad para esas casas son porque ahí (señores de la autorida (así)) resguardan drogas, son bodegas sirven como centros de distribución, por cierto, sólo como pregunta ¿existe alguna base de datos respecto del número de cámaras colocadas en instalaciones privadas no comerciales del DF? (SÓLO COMO PREGUNTA) pues se lo que dice la Ley.

Esos centros de resguardo son eso, ahí no se expende droga (no lo hacen por seguridad) y por lo tanto requieren de personas que realicen la distribución, para ello se valen de diversos mecanismos de la economía formal (taxistas, bicicleteros, motociclistas de empresas o privados) pero no reciben la mercancía en esas casas(también por seguridad), es decir, esas casas colocadas estratégicamente en la ciudad y que por sus características hasta un patrullero sin instrucción especializada se da cuenta que están siendo usadas para “algo raro” y seguramente pasan a recibir para el refresco cada semana.

La transportación y entrega de la mercancía (generalmente marihuana) la hacen en uno de esos vehículos y ya sea que se lleven hasta las tienditas o a los menudistas directamente o que se entreguen en medianas cantidades a un tercero que controla la entrega al menudeo para ello el la ORGANIZACIÓN criminal usa despachadores de bicicletas (ahora tan de moda y tan “regulada” en los mercados públicos)

Así es como se han organizado los criminales para hacer llegar la droga hasta los consumidores, creo, sólo pienso, es más considero que a eso podemos denominas ORGANIZACIÓN CRIMINAL o Crimen Organizado verdad.

La droga no llega a los puestos o puntos de consumo por que haya sembradíos en las azoteas de las casas o por que los “comerciantes” de droga vayan a surtirse a algún mercado, llega ahí por una cadena de distribución bien estructurada y bastante cuidada, que además deja un dinerito a las diferentes escalas de autoridad local que “saben” de su existencia y dicen o hacen como que no saben, es más que niegan la existencia de esas cadenas de distribución.

SALUD

También puedes ver:

No hay comentarios:

Publicar un comentario