lunes, 25 de febrero de 2013

Se fue el inglesito


Hoy las notas de carácter internacional ubican en un lugar de relevancia la “renuncia” del cardenal británico Keith O'Brien, arzobispos de Edimburgo (único representante de la iglesia católica británica en el cónclave para la elección del nuevo papa) y con él se fue la “esperanza”, aunque El Vaticano señala que es por cuestión de edad, se sabe que los escándalos sexuales en que está envuelto, le hicieron el camino difícil.

Allá por la segunda mitad de la década de los 80 la CTM (o más bien Fidel Velázquez) tenía un “asesor” para asuntos internacionales al que se le conocía como “el inglesito” (no entiendo por qué, pues era muy moreno de apenas un metro con 55 centímetros y medio hablaba español (su lengua materna era mixe de la costa)

El inglesito de Don Fidel expresaba de manera muy torpe y limitada sus ideas (quizá resultado de la ingesta excesiva de alcohol durante todo el día), pero (además) esa manera de beber lo hacían inventar historias, que eran capaces de estremecer a cualquiera que las escuchara, su imaginación unía personajes antagónicos (en la lucha de poder) y separaba amantes ancestrales por la misma causa.

En realidad era un buen cuentista, aunque muy poco confiable en cuanto a información, en uno de sus “informes” relacionaba a Joaquín Vargas con Jongitud apoyando la candidatura de Bartlett para el proceso electoral de 1988 y se atrevía a indicar datos de financiamiento y “acuerdos” para hacer de la empresa MVS comunicaciones la tercera cadena nacional de televisión (en ese entonces su mayor negocio era la reproducción de videos caseros en formato betamax)

Era tan poco creíble su historia que ese inglesito también se fue.

Ayer la CTM realizó la 134 Asamblea Nacional Ordinaria de esa central obrera y parece que regresamos al México de los ochenta, ben que con porras y fanfarrias se “demostraba” al presidente la unidad de la clase trabajadora a favor de “gran gobierno”

No se cual asesorcito ahora haya recomendado a la CTM (Gamboa Pascoe) y a la Presidencia (Peña Nieto) pero seguro se tendrá que ir también.  No hay manera de mantener una relación de complicidad, sin aceite que mueva la maquinaria y no hay marmaja capaz de lograr que el discurso opiáceo de Gamboa se traduzca en realidad.

La capacidad de aglutinar a “los trabajadores” de México en un gran proyecto nacional, quedó en el recuerdo de los años ochenta, dejo de ser realizable y  creíble, por los tanto como los cuentos del el inglesito, parecen irrealizables.
.
Salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario