domingo, 18 de enero de 2015

No culpable 17 meses después

En los enredos de la justicia a la mexicana, hoy se comprueba que atiende a intereses políticos, que sólo aplica para los que quieren que aplique, Nestora Salgado fue liberada tras 17 meses de permanecer encarcelada en un penal de máxima seguridad en Nayarit, imaginemos cuantos verdaderos delincuentes de gran peligrosidad hay libres o cuasi libres.

Me pregunto qué hacía una mujer acreditada por el gobierno del estado de Guerrero como comandanta de la policía comunitaria de Olinalá, acusada de Secuestro en un penal de alta seguridad mientras (sólo para comparar) Gastón Azcárraga propietario de Mexicana de Aviación y Grupo Posadas; que desde 2005, cuando el gobierno le entregó la línea aérea ya era responsable de un fraude financiero al no cumplir con las condiciones de inversión establecidas en la concesión y que en menos de 10 años desmanteló esa empresa a la vista de todas las autoridades.

También sería justo preguntarse cómo es posible que Napoleón Gómez Urrutia lleve en Canadá más de 8 años, sin que autoridad alguna haya podido “demostrar” que sustrajo millones de dólares de una cuenta de los trabajadores de la industria minera.

Quizá también sería conveniente averiguar qué pasó con el caso Oceanografía o con los ex gobernadores de Tabasco, Tamaulipas y Coahuila o con cientos de “pequeñas” sustracciones de recursos públicos en la misma cantidad de municipios de la república.

Bueno, pues Nestora fue acusada por Armando Patrón Jiménez, Síndico de Olinalá, el 15 de agosto de 2013 (levantó la denuncia) por secuestro y en una verdadera muestra de atingencia, eficiencia y eficacia el 22 de agosto de 2013 elementos del Ejército, la Marina y policías estatales, realizaron la detención e inmediato traslado de la mujer a Nayarit.

El señor Patrón Jiménez, ha recorrido los medios de comunicación ofreciendo su versión de los hechos y sólo como muestra del nivel de incultura del individuo hace una semana en entrevista con Sarmiento dijo “este (refiriéndose a Olinalá) no es un municipio indígena, aquí no nos regimos por usos y costumbres, aquí somos razonables

Así pues la razón que ese señor y la justicia con todo y sus fuerzas del orden federal y local aplica de manera discrecional aplican y creen que les da la derechos mayores o mejores que al resto de los mexicanos, que a los mexicanos que no razonamos  no tenemos usos de razón, tan inútil como pendejo su argumento.

La discrecionalidad con que se dispone de recursos públicos para “hacer justicia” es inversamente proporcional al nivel de raciocinio de esos grupos de cacique locales y es directamente proporcional al nivel de organización de la población.

Al quedar demostrado que no hay delito que perseguir (aunque hayan pasado 17 meses) queda demostrado que si hay delito que perseguir, pues son delincuentes quienes usan las fuerzas del estado, las instituciones y las estructuras para detener, procesar y encarcelar a un inocente.

SALUD

Te recomiendo:




No hay comentarios:

Publicar un comentario