sábado, 10 de enero de 2015

El gobierno se acabó

Así lo dice Ricardo Anaya Cortés (que mantenemos como Presidente del CEN del PAN), también vaticina que el PAN regresará a Los Pinos en 2018, parece que tiene razón en la mitad de sus afirmaciones, pues el gobierno ya no nos representa, dejó de servirnos, es una deforme masa de personas que no nos sirven; hace tiempo (mucho tiempo) que dejó de tener razón de ser.

Quisiera poder decir que desde Fox, pero no; el gobierno de México dejó de servir hace muchos años, tampoco desde Luis Echeverría; es más ni siquiera desde Lázaro Cárdenas; quizá el gobierno de México dejó de servir desde antes y la actual coyuntura, sólo es el reflejo del desgano de la población; es la consecuencia de más de 70 años de absoluta incapacidad gubernamental.

Esta “administración” gubernamental es sin embargo depositaria de doce años de un abandono de la política; de una falta de capacidad administrativa; de un desmantelamiento de las “instituciones”; de una estructura cerrada y, especialmente, de una inmensa estupidez.  Pero también carga con una “experiencia” de 70 años de corrupción, contubernio, impunidad, componendas y todo tipo de cochupos; es en resumen, resultado de su propia incapacidad y del rutinario mecanismo de hacer gobierno en nuestro país.

Desde hace tiempo, los niveles de desaprobación de la práctica gubernamental ha tenido mermas importantes, verdaderamente hoy alcanza niveles deprimentes para quienes los siguen de manera cotidiana y alarmantes para los depositarios de tales niveles; hace un mes platicaba con una de esas “asesoras” (saludos Sandra) y me decía que los márgenes de movilización para el poder ejecutivo estaban a tal nivel reducidos, que literalmente habría que evitar que hablara; pues parece que en ese mes no aprendieron: leo a Idelfonso Guajardo y sus dos méxicos (un pobre argumento que creo conocer desde 1950); a Meade y la reducción del gasto público (una cosa que se maneja desde Echeverría o desde Santa Anna); a MurilloArely y Raúl Cervantes (que si alguien lo conoce me diga quién es) y sus prometidas investigaciones caiga quien caiga (otra de esas cosas que creo que viene desde la Colonia)

Siguen pues hablando, diciendo estupideces (propio de los estúpidos) y creen que los mexicanos (de los dos méxicos) les creemos o consideramos la posibilidad de que ellos cambien en algo la realidad de nosotros, ellos con discursos imprecisos, con vaguedades y con viejas premisas insostenibles nos tratan de presentar una nueva manera de hacer, cuando en realidad siguen haciendo lo mismo pero ya no hay quien les crea.

Leyendo el discurso del pendejo mayor dice "el gobierno reducirá 10% la partida de sueldos y salarios de mandos superiores" con lo que naiden (así) podrá reclamarle que siga cobrando lo mismo, pero además no dice nada respecto de la partida de "gastos oficiales" o de "viáticos" o de "promoción oficial" en donde (por cierto hay mucho que quitar.

En esa lógica el señor Anaya, la señora Zavala y la cúpula de ese partido político ve la oportunidad de hacer una declaración que además de estúpida es absolutamente insostenible, regresar a los pinos, cuando en realidad lo último que los mexicanos podemos soportar, es la continuidad disfrazada de cambio o el cambio para seguir igual.

El PAN y su noción de la legalidad, en la que el círculo de comparsas para hacer negocio se cierra a unos cuantos y los grandes planes se reducen a nada, cree (de ocurrencia) que en tres años regresará a Los Pinos, pues sólo que sea a los abedules o a los álamos; hoy esa posibilidad está mucho más lejos de que sea el PVEM o el PT los que lo logren.

En México, se acabó el gobierno señor Anaya, se acabó hace muchos años (aunque les sigamos pagando) pero no para que regresen ustedes, hoy somos nosotros, depositarios de nuestro futuro y lo defenderemos.

SALUD

Les recomiendo:




No hay comentarios:

Publicar un comentario